Una carta al olvido.

Me muero de ganas de escribirte, pero se que pediste tu espacio y aunque me este costando estoy intentando hacerlo. Hay tantas cosas que quisiera decirte y simplemente las tengo que callar, y no se si es por orgullo, o por darte lo que quieres. Para mi es difícil entender en que momento se perdió el amor, en que momento se dividieron nuestros caminos, en que momento decidiste que era hora de irte de mi lado. No te hecho la culpa,  y aunque me lastimaste, no guardo rencor, como te dije el amor es de a dos y si uno ya no lo siente no se puede obligar. Sin embargo, a lo largo de nuestra relación repetidamente te dije lo importante que eras para mi y que pasara lo que pasara entre nosotros no nos distanciaríamos por completo.

Y quizás no tenga mucho sentido para ti, ni para mi en este momento, por que se que verte solo me traería mas dolor. Pero yo me pregunto si de verdad te importe, si en algún momento tu amor fue verdadero, por que no buscaste para preguntarme como estaba, por que dejaste que me difuminara  entre tus dedos. Te estoy perdiendo, si es que aún no te he perdido , y el dolor que siento es inmenso. Porque no me pudiste decir antes que ya no me querías,  que fue lo que paso, y quizás ninguno de los dos lo pueda responder.  Sin embargo,   siento que los últimos meses de nuestro relación fueron un engaño tanto para ti como para mi, y yo cegada no quería ver. Hizo todo lo que pude, moví montañas, moví cielo y tierra para que funcionara , para poder salir adelante juntos. Y aunque mis fuerzas se iban acabando y el desgano era cada vez mas evidente en mi , yo no quería aceptar que así como viniste repentinamente, te irías de la misma manera.

Pensé que nunca te irías, me enamore desmedidamente de ti y dejé que ese amor me inundara durante todo el tiempo que estuvimos juntos, fuiste la primera persona  a la que le abrí mi corazón y el miedo a que me lo dejen hecho trizas se volvió realidad. Me arriesgue y perdí, salí lastimada y no se si quererme o odiarme por eso. Me pregunto como estarás tu,  y de corazón espero que hayas tomado la decisión correcta, que te encuentres, y que resuelvas tus inseguridades. Te extraño, no voy a mentir, extraño tu voz, tu risa, tu personalidad tan única, tus locuras, tus abrazos, tu cuidado hacia mi, tu interés, tu mirada, tu bondad,

Ojalá algún día te des cuenta como te quise, ojalá algún día encuentres a alguien que te quiera como yo porque eres una persona increíble y mereces que ese amor sea dado por igual.  Pero no te encierres en tus dudas, en tus pensamientos, en pensar que no tienes tiempo, puedes hacer todo lo que te propones y nunca menosprecies a la persona que tienes al lado y acepta la ayuda de los demás. No te guardes tus problemas para ti solo, porque luego serán una carga que no puedes llevar. No quiero dejarte ir, me cuesta soltar, los recuerdos me consumen, pero se que el tiempo sana las heridas.

Y aunque una parte de mi espera con ansias que algún día vuelvas, no puedo vivir esperando. Tengo que seguir adelante, y con suerte encontrar a alguien merecedor de mi amor, y que me ame como yo lo hice contigo. El tiempo sanara y pondrá en orden todo en su lugar, y como te digo espero que hayas tomado la decisión correcta porque si te demoras mucho en arrepentirte  no habrá marcha atrás ,  y cuando me busques yo ya no voy a estar acá, estaré en otro lado compartiendo lo que no pude tener contigo con otra persona.

No va estar mucho tiempo esto escrito acá, no tengo las agallas para enviártelo, y si lo encuentras antes de que lo borre y te deje ir por completo, dependerá de ti.

Atentamente,

Matahari

Advertisements

Apreciación.

 

 

FOTO FINAL 5 copy.jpg
Huancaya, Perú

Muchas veces realmente dejamos de lado todo lo lindo que nos rodea. Nos ensimismamos, y olvidamos a las personas que siempre han estado ahí para nosotros y jamás han dudado en brindarnos un hombro cuando estamos mal, cuando necesitamos llorar o cuando nos sentimos abandonados. Por mucho tiempo yo sentía la soledad entrando por mi piel. Y por más de que siempre me decían que no lo estaba, dentro mío yo lo sentía y me dolía profundamente. Sin embargo, abrí los ojos, miré a mi alrededor, y me di cuenta que en realidad nunca estamos solos, nunca estuve sola, simplemente estaba tan cegada y bloqueada mentalmente que no podía ver.

Hoy abro los ojos, y se que esa soledad venía de mis inseguridades, más no de los demás. Empecé a apreciar de lleno todo lo que tenía y tengo, a recuperar lazos con personas que en algún momento rompí por mis propias dudas e incertidumbres . Lo sorprendente es que por más de que nos alejemos, aquellas personas que siempre estuvieron ahí para nosotros, y que nos quisieron desmedidamente durante un largo periodo de tiempo, no se van a ningún lado y te abrirán los brazos cuando decidas volver, con el mismo cariño de antes.

Lo que damos es lo que recibimos a cambio, y muchas veces nos equivocamos, pues dejamos ir a quienes más nos importan y nos sumimos en lo que conocemos como soledad. Es increíble la cantidad de personas que están dispuestas a estar para uno cuando más lo necesitamos , y aunque a veces tengamos que tocar fondo para darnos cuenta, es tan solo cuestión de tiempo. Nunca es tarde para sanar, para recuperar relaciones anteriores y hacerlas más fuertes y duraderas. Miren alrededor, noten todo lo que tienen, acepten el cariño de los demás y dejen que los inunde, que los llene de alegría y de felicidad.

No dejes que te corten las alas’

_mg_6500
La Encantada de Villa, Lima, Perú

No dejes que nadie te corte las alas, no dejes que nadie te diga que no eres capaz de lograr lo que te propones. No dejes que nadie te haga sentir inferior. No dejes de luchar por tus ideales. No dejes de quererte a ti mismo, no te dejes en el olvido. No dejes que tus emociones e inseguridades se apoderen de ti. No vivas para cumplir las expectativas de otros, vive para cumplir las tuyas. No vivas atado al pasado, suelta, y aunque duela deja ir todo aquello que te haga daño.

No creas que no eres lo suficientemente fuerte para atravesar situaciones difíciles.  No creas que no mereces ser querido. Sueña a lo grande y hazlo realidad. Date tiempo para ti y para enmendar todo aquello que esté mal, para curar las heridas que aún no han sanado, para ser cada vez mejor persona e irradiar de adentro hacia afuera. Tú te mereces el mundo entero, te mereces una vida maravillosa. Una vida llena de sorpresas, llena de oportunidades, llena de cambios, llena de nuevas puertas que darán paso a cosas mejores y aportarán a tu crecimiento.

Cree en ti mismo, cambia por ti mas no por los demás. Equivócate, y si te caes tres veces levántate cuatro. No busques respuestas donde las hay, y no te hagas preguntas que sabes perfectamente que no están a la altura de tu intelecto.  No siempre vas a estar feliz, pues como ser humano el dolor es natural y si no sintiéramos nada entonces no estaríamos vivos. Abraza tu dolor, aprende de el, supéralo y sigue adelante. No cerremos nuestro corazón porque nos han lastimado,  hay personas que entran en tu vida para quedarse solo un tiempo e irse cuando hayamos aprendido lo que necesitabamos. Todas las personas que entran en nuestra vida, ya sea para irse o quedarse tienen una lección para dar.

Piérdete y encuentrate. Llora si tienes que llorar, grita si tienes que gritar, no dejes que nada ni nadie te quite las ganas de vivir. Nútrete de aquello que te lastimó y vuélvete más sabio, más fuerte. Sonríe, sonríele a las adversidades, ríete, ríete hasta que te duela el abdomen, no ignores lo que tienes alrededor y que realmente vale la pena. No cortes lazos con personas que realmente te hacen llenan. Reparte amor, hacia ti y hacia al resto.  Da sin esperar nada a cambio. Hoy quizás estés dolido, pero recuerda que mañana es otro día, que tienes todo lo que necesitas para ser feliz y que no puedes ahogarte en tu sufrimiento. Por último, pero no menos importante, vive en el presente, vive el momento, aquí y ahora, el pasado ya no esta y el futuro es incierto.

Un Corazón Roto.

 

IMG_0999 copy
La Herradura, Lima, Perú

 

Son cinco dias los que han pasado,

cinco dias en los que una herida en

mi pecho se abrió  y el dolor es

insoportable.

 

Esta herida no es como cualquier otra,

es una yaga enorme que no deja de sangrar

y pareciese como si no tuviera intención de

sanar.

 

La desilusión, la tristeza y los sentimientos

de soledad empiezan a apoderarse de mi y

el amor propio ha sido atacado directamente

dejándome tumbada sobre el suelo sin saber

donde me encuentro.

 

Me cuesta pararme en mis dos pies y pensar

con claridad. Mi mente se nubla, mis ojos

se empapan y una lluvia de lagrimas caen

sobre mis mejillas.

 

Intento entender el por que, intento entender

si hubo un culpable, y la frustración de no poder

haber visto antes la realidad me carcomen por

dentro.

 

Me quedo dormida en las noches agotada de tanto

pensar, de tanto sufrimiento, de tantas preguntas

que no tienen respuesta alguna y de intentar avanzar

cuando siento que todo se derrumba y una fuerza

mayor me jala hacia atrás.

 

Me levanto sabiendo que tengo que enfrentar

los mismos demonios del día anterior y estoy

tan cansada que las fuerzas no me alcanzan.

 

Sin embargo, hay una luz dentro mío que no

se ha extinguido por completo, y las ganas

de volver a vivir plenamente y feliz aunque estén

en constante lucha con mi duelo se que son mas

grandes y no van a dejar que de todo por sentado.

 

Se que tengo que aprender a caminar nuevamente,

se que el camino no va a ser fácil, se que va a ser

rocoso y cubierto de tierra movediza pero también

se que cada dia va a ser menos difícil, y que con el

tiempo no solo caminaré, sino correré y eventualmente

sanaré mis alas para volar.

 

Tengo el corazón roto, pero de a pocos ira sanando, y se

que solo depende de mi el poder salir de este agujero. Un

agujero que por algún motivo  me sigue tirando hacia abajo

e intenta hundirme a como de lugar.

 

Y aunque el autoestima este herida, y aunque mi alma

este dañada, se que soy lo suficientemente fuerte

para seguir adelante. Se que es todo parte de mí

aprendizaje y se que absolutamente todo pasa por algo,

que hay cosas que no son eternas y que  no puedo dejar

de vivir por ello.

 

No hay culpables, de a dos se construye una relación, y si

no funciono es por que simplemente no estaba destinada

a ser. El mundo actua a su manera y nos lanza las pruebas

mas difíciles cuando menos lo esperamos, y lo hace porque sabe

que es parte de nuestro crecimiento y por que un futuro, cercano

o lejano vendrán oportunidades maravillosas.

 

Y entre lágrimas sonrío, porque viví una época hermosa, pero

es momento de cerrar un capítulo para empezar otra historia.

Una historia nueva y completamente abierta a todo lo que venga.

 

 

 

 

 

 

 

Vivir.

 

IMG_5788
Camino a Oxapampa, Perú

Y si la vida se pone dura, si nos pega tan fuerte dejándonos tumbados sobre el suelo. Si las cosas no salen como queremos, si estamos dolidos, si nos sentimos mal. Si no vemos una salida y creemos que ya no podemos más, hay que mirar hacía adelante por qué es ahí donde esta la realidad. Pues vivimos rodeados de un mundo maravilloso, un mundo lleno de vida, lleno de esperanza , lleno de personas hermosas que si les damos una oportunidad nos pueden mostrar cosas inimaginables.

Pase lo que pase, la vida continúa, el mundo sigue girando y uno tiene que seguir moviendose con él. No podemos quedarnos estancados, pues resulta que hay tantas cosas afuera qué merecen la pena prestarles atención, hay tanto porque luchar, hay tanto por qué reír y hay tanto para ser feliz.

Hay razones de sobra para seguir adelante, y cuando nos sintamos derrotados pensemos en que solo tenemos dos opciones: Quedarnos atados y ahogarnos en nuestro propio vaso de agua o seguir hacía adelante y liberarnos por completo de todo aquello que nos esté tirando hacía abajo. Yo elijo la segunda.

Despejar la Mente.

 

IMG_5051
La Encantada de Villa, Lima, Perú

 

Pongámonos a pensar cuanto tiempo gastamos llenando nuestra mente de cosas irrelevantes, de pensamientos que vienen uno tras otro y no encontramos ningún momento para verdaderamente descansar. Vivimos tan sumergidos en nuestros día a día, en la rutina, en el trabajo, en los estudios y nos olvidamos lo esencial que es que nuestra mente y nuestro cuerpo descansen, que encontremos momentos para relajarnos, para despejarnos, para pensar en nosotros y no dejarnos ir.

El estrés y la constante sensación de que no tenemos tiempo para darnos un respiro son excusas que nos ponemos por qué siempre (aunque sea por un período corto) podemos dejar de pensar, dejar de analizar todo, ponernos en modo avión, respirar hondo y encontrar el modo de estar tranquilos. Hay tantas maneras de hacerlo, pero simplemente no lo vemos; la meditación es por ejemplo algo que se puede hacer en cualquier momento, que es ideal para despejarnos, para botar la basura hacia afuera y sentirnos mejor. Sin embargo, quizás pensamos que no estamos preparados para ello y que conlleva un mayor esfuerzo o tiempo. Pero resulta que existen un sinfín de maneras de lograr lo mismo con cosas mínimas, y cada vez lograrlo de manera más constante y duradera. Empecemos por vivir en el momento, por pensar solo en lo que estamos haciendo, por estar en el ahora.

Leamos de vez en cuando, pues es la manera más fácil de escapar de la realidad y de parar el tiempo por un momento. Hagamos deporte y cuando lo hagamos, concentrémonos solamente en ello, sintamos cada movimiento, cada esfuerzo, cada sensación. Salgamos a caminar, escuchemos el sonido de todo lo que nos rodea y centrémonos en ello, en lo que estamos haciendo, simplemente caminar. Y si aún con esto se nos complica, entonces empecemos con cosas tan fáciles como prepararnos un té, exprimir un limón y tan solo centrarnos en eso, en la acción y por un breve momento no pensar en nada más. Esto último nos puede sonar tonto, pero a lo que quiero llegar es que estemos aquí y ahora, y si lo practicamos diariamente veremos como eventualmente se volverá más sencillo.

Créanme cuando les digo que si tenemos tiempo, que es cuestión de priorizar ciertas cosas y que entendamos que la vida no está hecha para agobiarnos, y si lo hace algo estamos haciendo mal.

Amor

 

16266351_916433258491207_4449387790265770810_n
Lennon- Give Love a Chance

 

¿Qué es el amor?, y es que es tan complejo

que las palabras quedarían cortas para poder

explicarlo.

El amor es un sentimiento, un sentimiento puro,

el amor no envidia, no es vanidoso, no es egoísta,

no es desinteresado o avaricioso.

El amor cambia de forma constantemente, se transforma

y en su expresión no hay un limite o una fecha de expiración.

Es pues el amor un sentimiento tan grande que nos lleva a

hacer cosas inexplicables.

No existe solo un tipo de amor, existen infinitos, y para

cada persona es diferente, de distintos matices y

colores.

Amor, aquel que nos inunda el alma, aquel que nos llena

de calma, aquel que nos brinda alegría, aquel que nos hace

querer ser mejores. Amor, aquel que parte de adentro, aquel

que al practicarlo cada día nos hace capaces de querer aun en

los momentos mas difíciles y aquellas personas que nos han

hecho daño alguna vez.

 

Amor de padres, amor de hermanos, amor de parejas, amor al

prójimo, amor propio, amor a la vida. Hay tantos y es tan inmenso

que nos inundan el corazón y se sitúan por encima de todo.

 

Y el que no ha derramado una lágrima por amor,

y el que no lo ha apostado todo por

amor, no conoce aún lo que es.

 

No conoce aún lo que es amar tanto a alguien que duele,

no conoce lo que es sentir como se  estruja el pecho cuando

un millón de agujas se clavan   evitando que podamos respirar.

Y duele, duele por que es demasiado fuerte, porque es

demasiado grande, y por que el ser humano es capaz de querer

de esa manera.

 

 

Otro Capítulo.

 

_MG_2731 copy
La Encantada de Villa, Lima, Perú

 

Cerrar etapas, comenzar otro capítulo. Abrirse a nuevas posibilidades, a nuevos retos. A veces da miedo dejar la comodidad o la estructura a la que hemos estamos acostumbrados por mucho tiempo. A veces pensamos que no estamos preparados para emprender otro camino, para explorar otras rutas.

El miedo surge de las inseguridades, del temor a tomar decisiones que no sabemos con seguridad si son correctas o no. La cuestión es que no sabremos si no intentamos. Y si al intentar nos equivocamos, son justamente esos errores los que nos hacen mejores, los que nos hacen crecer como personas y no hay por qué temerles.

Somos humanos, el cambio constante es natural, y en algún punto u otro es momento de abandonar ciertas cosas por otras mejores. Hoy cierro un capítulo de un libro para comenzar otro totalmente nuevo, uno que no abandona por completo las herramientas que me ha brindado el anterior para continuar con mi evolución, más bien uno que las va a utilizar para emprender algo nuevo y abierto a muchísimas cosas más.

AutoEstima-

 

 

 

 

 

 

Wear suncscreen 

Hablemos del Auto-Estima. Si lectores, AUTO estima, algo de lo que muchos carecemos actualmente.

Desde que somos niños estamos condicionados a ser parte de un sistema ya construido, un sistema armado por leyes y normas que, no necesariamente acatan lo mejor para nosotros, pero si vamos en contra de ellas repentinamente nos convertimos en  un pez fuera del agua. Miles de anuncios televisivos, portadas de revistas, y sobre todo en las redes sociales muestran un modelo falso de “belleza”, el cual afirma que si no somos como aquellos, no seremos exitosos. (Triste realidad pues es la estrategia de marketing mas usada hoy en día.)

Por ende estas “normas” terminan definiendo lo que vendría a ser normal, y califican como extraños o raros a aquellos que se saltan ciertos parámetros.  Lo cierto es que no existe una definición exacta para lo que es normal, pues somos seres humanos, con pensamientos y gustos diferentes y por ende opinamos distinto, caminamos distinto,  y somos distintos. Y esto no nos hace inferiores o peores al resto; al contrario, nos hace únicos, diferentes y  especiales.

Pensemos diariamente cuantas veces nos compararnos con el resto (Tal vez sin darnos cuenta). Cuantas veces consideramos que muchos son mejores que nosotros solo porque tienen algo que a nosotros nos falta, solo porque creemos que tienen todo, porque creemos que son mas  mas capaces, porque creemos que son físicamente mas atractivos, y así, podría continuar. El hecho de compararnos, de fijarnos en los demás y no fijarnos en nosotros mismos, es una de las causas más grandes que nos llevan a la depresión , a la falta de autoestima, al sentimiento de insuficiencia y al vacío.

Les doy un consejo, pásense solo un día sin compararse con nadie, alégrense de los logros de los otros, asimismo alégrense de los suyos. Piensen que son capaces de lograr lo que sea, mírense en el espejo y quiéranse (y mucho),  amen cada parte de su cuerpo y tengan la certeza de que son bellos a pesar de los defectos.  Empiecen a realizar que lo que verdaderamente importa esta adentro  y verán como un verdadero cambio interior empieza a salir a la superficie.

Sean felices con lo que tienen, no con lo que les falta. Sean felices como son, y no dejen que nadie los critique e intenten tumbarlos hacia abajo. Al final, son aquellos que al mirar al  de al costado descuidan por donde caminan y en cuestión de tiempo van a terminar tropezando. Vayan siempre con seguridad, con carisma, y sobre todo con compasión; pues aquellos que no muestran simpatía o se comportan con indiferencia pueden estar pasando por situaciones mas complicadas a las nuestras y ello es reflejo de sus acciones. Agradezcan todo lo que tienen, sean felices porque no  necesitan mas, y crean que son capaces de lograr absolutamente todo.

 

 

El poder de la mente’

 

_MG_2288
Retratos, Rodrigo Rivera

Ya voy varios meses sin escribir y creo que lo podría definir como un bloqueo mental; un bloqueo que últimamente  he sentido en varios ámbitos de mi vida y por ello no me he sentido en capacidad de escribir. En algún momento he hablado del cambio, de las emociones, de los sube y bajas, de caerse y volver a levantarse, del poder de los pensamientos.

Estos meses me he encontrado muy ensimismada , absorbida por los estudios,  apartando todo lo exterior y a las personas que me rodean. Han sido meses en donde he atravesado situaciones complicadas y he optado por hacer de la vista gorda y dejarlos de lado. Sin embargo, resulta que es el peor error, pues eventualmente si uno no digiere los problemas como debería estos se juntan y se llega a un punto en el que te agobian tanto que te hacen explotar. La solución no es evadirlos , ni mucho menos darle tantas vueltas a una situación, sobre pensar o analizarla más de la cuenta. Esto último lo único que hace es producir estrés, llegar a conclusiones erróneas y agobiarnos.

Es cierto que todos tenemos problemas, pero al final somos nosotros los que hacemos de ellos más grandes de lo que son.. y en realidad, ¿Que son los problemas?. Aquellos que definimos problemas son creados por nosotros mismos según las situaciones que se nos presentan. Si aprendemos a  responder a ellos, si logramos manejarlos, si sabemos que todo es producto de la mente; sabremos como evitar que se vuelvan una carga innecesaria e imposible de tolerar.

La mente es un arma de doble filo, es maravillosa y a su vez tiene la facilidad de hundirnos si le damos pie a la negatividad o nos decimos constantemente que todo está mal. Todo sale de adentro hacia afuera y la mente escucha, absorbe y trabaja, si la llenamos de mucha energía negativa y si la usamos excesivamente para sobre analizar todo aquello que  nos sucede, entonces no vamos a poder estar en paz y nos vamos a angustiar mas de la cuenta. Lo más complicado es quizás aplicarlo, pero una vez que lo asumir y  lo entendemos es cuestión de tiempo cambiar el chip, ver las cosas desde otra perspectiva e  inundarnos de positivismo y de aliento para lograr pensar de otro modo para estar mejor con uno mismo y con los demás.

Por último, si bien cambiamos y evolucionamos para bien, es normal retroceder, es normal tocar fondo y es normal tropezar mas de una vez. Lo que tenemos que tener claro es que si retrocedemos, si nos caemos, si empezamos a hundirnos, tenemos que avanzar de nuevo, tomar aire y seguir adelante, porque lo último que se pierde es la esperanza y por qué aquello no es más que parte de nuestro aprendizaje y  del proceso para seguir creciendo. Y si, jode y a veces causa frustración, pero no podemos dejar que se apodere de nosotros, por que somos más fuertes de lo que creemos y somos al final nosotros decidimos si nos vamos a ahogar o no.