Ya no duele.

_MG_6430.jpg
Arequipa, Perú

 

Ya no duele,

ya no duelen los recuerdos,

ya no duelen tus palabras,

ya no duelen tus mentiras,

ya no duele.

 

Ya no duele que no me quieras,

ya no duele que no me hayas sabido valorar,

Ya no duelen tus promesas, aquellas

que no cumpliste, ya no duele que no

me hayas podido amar.

 

Lo que duele es haberte creído,

haberte deseado cuando tu valor

ya se había desvanecido, haber

querido seguir contigo después

de haberme herido. Lo que duele,

es haberme caído en el vacío, y

haberme permitido sufrir por algo

no correspondido.

 

Ya no duele, no duele igual,

te estas desvaneciendo, y estoy

aprendiendo a soltar. Y no, no

me has dejado un vacío.

Cada dia que pasa eres un

recuerdo cada vez mas borroso

en mi vida, y pronto no serás nada

mas que eso.

 

Ya no duele, y cada día soy mas fuerte,

te agradezco, por que sin ese dolor que

me causaste en un principio, no estaría

trazando nuevamente mi propio camino

y no estaria volviéndome en una pieza

de arte. Hermosa, invaluable y

maravillosa.

 

Te agradezco.

 

 

 

 

 

Advertisements

Desapego.

 

_MG_6439.jpg

Dejar ir, soltar, desapegarse. Hemos escuchado innumerables veces estas palabras, estas tres palabras que suenan tan simples pueden resultar sumamente difíciles de hacer. Lo que sucede es lo siguiente; desde que somos chicos estamos condicionados a aferrarnos a las cosas, a las personas a todo aquello que consideramos cercano y nos hacen sentir seguros  o parte de una estructura que nos protege. El verdadero problema reside en que nos aferramos tanto a dichas cosas que nos olvidamos de nosotros mismos,  que empezamos a sentir que si sacamos ciertos factores de nuestras vidas todo se va a desmoronar o automáticamente vamos a terminar sintiéndonos solos o abandonados.

Desde niños nos enseñan a amar, nos enseñan a crear lazos fuertes con personas cercanas a nuestro entorno, nos condicionan a un modelo de vida, y de esa manera nos hacen creer que siempre vamos a estar protegidos o tener un colchón de apoyo. Ahora, no digo que este mal, es completamente normal, pero todo se vuelve confuso y difícil cuando nos arrebatan aquello que sentíamos propio, aquello con lo que nos encariñamos tanto y desapegarnos en ocasiones nos resulta casi imposible. Por otro lado, nos aterra tanto hacer un cambio en la estructura de nuestra vida, que decidimos no arriesgarnos y quedarnos sumergidos en la comodidad o la rutina. Creo que el verdadero desafío empieza cuando nos damos cuenta de que las cosas y las personas no perduran para siempre, que todo es pasajero, y que la vida misma tiene una fecha de expiración para nosotros mismos.

Dejar ir algo o alguien que significo mucho para nosotros puede ser sumamente doloroso  y tedioso, porque eso si, apegarse es fácil , pero a ver, dígamosle a un niño que suelte el juguete que tanto amo y veamos cual es su reacción.  Así actuamos con todo lo que la vida nos da y en algún momento tenemos que dejar ir; nos invade el miedo, las inseguridades, y en ocasiones nos desacomoda por completo. No es fácil, pero es importante tener ciertos factores en cuenta. En primer lugar aprender a querernos lo suficiente para no depender de los demás, crear nuestra propia independencia, marcar nuestro propio camino.

En segundo lugar y de suma importancia; las personas no son una posesión, no podemos reponerlas por otras exactamente iguales. Pero podemos llegar a un mayor entendimiento sobre ellas, pues quienes llegan a nuestras vidas tienen un propósito y su estadía a nuestro lado no perdura para siempre.  Por ende cuando se vayan, hay que tener en cuenta que  es por un bien mayor, que todo sucede por algo y que esa persona ya cumplió lo que necesitaba hacer en nuestras vidas.

Tercero y ultimo pero no  menos importante; aquello que soltamos, aquello que dejamos, no tiene por que dejarnos un vacío, al contrario, debería liberarnos por que a fin de cuentas si nos aferramos a algo mucho eventualmente nos hace daño (no podemos tirar de algo que supera nuestras fuerzas y es capaz de tumbarnos hacia abajo). Todo aquello que dejamos abre un espacio dentro de nosotros para experiencias nuevas, para recibir algo mejor, para dejar entrar a nuestra vida nuevas personas, cada una con algo distinto para ofrecer.

Soltemos, dejemos ir , comprendamos que el desapego es lo mejor que podemos hacer por nosotros mismos y no tengamos miedo, afrontemos lo que viene y lo que se va de la mejor manera y observemos como de a pocos vamos creciendo cada vez mas.

Verdadero Amor.

 

_MG_6401
Arequipa, Perú

A veces las personas que más quieres son las que más nos decepcionan. A veces aquellos que pensamos que jamás podrían hacernos daño resultan ser más insensibles de lo que pensábamos. Sinceramente no entiendo como alguien puede vivir con la conciencia tranquila tras hacer sufrir a alguien, tras dejarla/o atrás sin importar que tan destruída/o esté o sin importarle como le pueden afectar sus acciones. Aquel que te quiere de verdad no se va sin mirar atrás, aquel que te quiere de verdad no se va sin antes ayudar a levantarte a del suelo. Aquel que te quiere de verdad, es paciente, escucha, aconseja, y jamás te abandona.

Encontrar el amor transparente hoy en día resulta ser sumamente difícil, la empatía hacia los demás parece ser historia pasada. Hay quienes entran en nuestra vida de una manera pasajera solo para enseñarnos lo que en un futuro no debemos dejar ingresar y para brindarnos las herramientas para volvernos más sabios y más fuertes. Malo o bueno todo aquel que llega en nuestra vida nos deja una enseñanza, y por algo se nos presentan.

Aquellas personas que no supieron apreciarnos, que no supieron valorarnos, no merecen un espacio en nuestra vida y aunque sea difícil hay que soltarlas y dejarlas ir. Y jamás bajo ninguna circunstancia aferrarnos al odio, más bien desearles que en algún futuro aprendan de sus errores y puedan ser mejores personas. Lo que sí debemos hacer es reconocer los diferentes tipos de amor que nos rodean, no pasarlos por alto, y agradecer qué hay quienes jamás nos van a dar la espalda y nos van a tender una mano cuando más la necesitemos.

Cada vez más humana.

 

_MG_6400
Arequipa, Perú

Desde que nacemos nadie nos enseña a como sobrellevar el dolor, el sufrimiento. Creo que hay muchas cosas que no se nos explican cuando somos niños y cuando se nos presentan situaciones que se escapan de nuestras manos y por primera vez se desencadenan emociones desconocidas, no sabemos como manejarlas y pueden llegar a desbordar por todos lados.

Cuando era chica mi solución a los problemas era hacer de la vista gorda, ignorarlos, ponerlos atrás y no pensar en ellos. Yo misma creía que estaba creando un mecanismo de protección y una manera de mantenerme fuerte. Solía creer que no enfrentarlos era la mejor manera de evitar el sufrimiento y seguir con naturalidad mi vida. Sin embargo, de a pocos entendí que lo único que estaba haciendo era cargar una mochila que doblaba mi talla en peso y tamaño y que en un momento u otro eso iba a explotar y me iba a dejar tendida por todos lados. En efecto sucedió, hubo un punto crítico de mi vida en que todo cayo sobre mi, en que todo lo que había enterrado por tanto tiempo cayo sobre mi como una avalancha y empezaron a salir a flote las emociones.

Creo que los dilemas de la vida y por lo que atravesamos nos convierten en las personas que somos hoy en día y que cada uno tiene que viajar por su propia experiencia para darse cuenta de aquello que anda mal y como debemos actuar para solucionarlo. Yo opté volverme de piedra, era la única manera que encontraba de mantenerme estable, pero esa piedra me volvió fría, retraída, y empece a asemejarme mas a un robot que otra cosa. Me equivoqué, y con ayuda externa, logré entender por que me había vuelto así, logre entender lo que causaba reprimir las emociones y opte por dejarlas ir.

Debo admitir que no fue nada fácil, no puedo decir con exactitud cuanto tiempo me tomo sacar todo lo que tenia adentro, y que se posicionaban en épocas remotas de mi vida. Expulse todo lo que tenia adentro, llore, grite, y por primera vez dije en voz alta todo lo que había callado. No fue fácil, eran demasiadas cosas, demasiadas cosas que tuve que desmantelar y asimilar. Era la primera vez que dejaba que todo saliera hacia afuera, que me expresaba desde lo mas adentro y poco a poco fui sacando cada espina y cada clavo que estaban dentro mío clavados.

Cuando por fin dejé todo atrás, cuando ordené las piezas de mi propio rompecabezas, recobre mis colores, recobre mi vida, recobre la importancia de mi voz y reconocí lo que era mas sano para mi. Fue entonces cuando por primera vez obtuve paz, calma y sosiego.   A veces me cuesta no hacerme de hielo para no sufrir, pero luego pienso que aquellos sentimientos me hacen humana, y que si las cosas no se botan en su debido momento se vuelven una carga más. Entiendo que tengo permitido llorar, que tengo permitido reclamar y que tengo permitido pedir ayuda si la necesito.

Hoy ya no sufro hacia adentro, boto todo lo que tengo en su momento, me desahogo y lo dejo ir. Y algo de los que estoy segura, es que si esperamos mucho para tener un duelo sobre algo, este  será más difícil y doloroso. El dolor es completamente natural, es algo por lo que todos atravesamos en un punto u otro y tenemos que experimentarlo para poder crecer como personas y seguir avanzando de la manera correcta en nuestra vida. Es nuestra decisión si queremos seguir sufriendo, o enfrentar las cosas, darles la cara, luchar y salir de ello.

Hoy soy una persona distinta, una persona que entre el caos busca encontrar la calma, o la salida, y a pesar de que el camino se ponga sumamente difícil, tengo la certeza  de que soy capaz de caminar sobre el y sobrellevar las adversidades de la mejor manera. Soy una marea, cambio constante, flujo de emociones, y eso, eso es lo que me hace humana e imperfectamente perfecta.

 

 

Momentos.

 

_MG_6425.jpg
Arequipa, Perú

Este fin de semana tuve la suerte de viajar unos dos días a Arequipa, cambiar de ambiente y de clima vino bastante bien la verdad. Yo soy una de esas personas que se puede quedar perpleja mirando a un punto fijo por un largo rato y dos cosas pueden pasar, o ponerme a pensar en temas existenciales o simplemente respirar y estar en el momento. Debo decir que ambas cosas sucedieron, es increíble lo que uno puede llegar a a realizar cuando realmente  esta despierto.

Hace mucho no sentía tanta paz, solo basto sentarme un rato a respirar ,mientras el sol calentaba todo mi cuerpo y miraba ese cielo azul intenso. Habrán sido alrededor de 5 minutos que simplemente deje que todo lo que tenia en mi cabeza se esfumara, inundarme de lo que contemplaba, lo que oía, y lo que en ese preciso momento estaba sintiendo. Nunca me dejo de decir a mi misma lo afortunados que somos, lo afortunados que somos porque vivimos rodeado de vida y de belleza y que tantas veces no sabemos apreciar.  Mi mente se lleno de claridad, un momento conmigo misma me basto para entender estar en el ahora, en el momento, aquí. Entendí algo sumamente importante, y es mas me tome la molestia de al momento de regresar a Lima indagar un poco.

Científicamente, el ser humano tiene alrededor de 60.0000 pensamientos al día y la gran mayoría de ellos son negativos, repetitivos o atados al pasado. Ahora no puedo afirmar cuanta capacidad de memoria tenemos, pero me puse a pensar que si  vivimos sumergidos en recuerdos que nos hacen daño que y que ya no forman parte de nuestro futuro,  intentar revivirlos no es posible, porque que cada momento, cada recuerdo, son únicos e irrepetibles y jamás producen el mismo sentimiento. Hay recuerdos que son lindos, no digo que hay que exterminarlos, pero no podemos vivir atados a ellos. Todos los días se nos da un nuevo comienzo, un nuevo comienzo para construir algo, para crear momentos distintos, para generar nuevos sentimientos y sensaciones.

Porque nos cuesta tanto realmente vivir el presente, sin ataduras y disfrutar de la simpleza de las cosas. Porque dejamos que nuestra mente divague hacia pensamientos innecesarios, que evitan que nos enfoquemos en el ahora. Y la verdad es que contaminamos tanto nuestra mente que empiezan a salir a flote los sentimientos de angustia, estrés, etc. Aprendamos a dejar que  nuestra mente respire, y si la vamos a inundar que sea positivamente. No vivamos amarrados al pasado, porque ya no esta, porque lo que paso se fue, y porque la vida se sigue de una manera y es hacia adelante. Dejemos de repetirnos cosas que sabemos que nos hacen mal, porque no tiene sentido seguir buscando la quinta pata al gato. Descansemos de tanto pensar, llenemos de claridad. Vayamos a ver el mundo con otros ojos y cultivemos momentos que valgan oro, al final no se trata de la cantidad si no de la calidad de  cada uno de ellos.

Mi Ángel.

 

_MG_4215 copy.jpg

Hace un tiempo me dijeron que intentara narrar algo con cada foto que tomará o que compartir. Hoy lo hago y le escribo a mi abuela, a mi mamama, a mi segunda mamá. A la mujer que dio a luz a la persona que me daría la vida y gracias a ello hoy estoy acá. No necesita ser un día especial para escribirte porque todos los días vividos contigo son mágicos.

Yo sigo creciendo a tu lado, viviendo bajo el mismo techo desde que nací y eres una de las mujeres que mas admiro. Son momentos hermosos los que hemos compartido, y lo son cada día que pasa y  despierto a tu lado. Me meciste  cuando era bebé y lloraba sin cesar, me cuidaste desde que aprendí a dar mis primeros pasos. Me enseñaste la fuerza de ser una mujer  independiente y sacar a tus hijos 6  adelante a pesar de las adversidades.

Atravesaste junto a mi los momentos mas difíciles de mi vida y aun lo sigues haciendo. Sin importar los años que tenga, se que siempre vas a estar para arrullarme cuando me sienta mal, cuando este pasando por un mal momento y se que harás todo lo posible para sacarme una sonrisa. Eres un ángel, mi ángel, y aun que hallan días en los que no conversemos mucho, solo con mirarte se me iluminan los ojos, por que veo a una mujer hermosa por dentro y por fuera, una mujer fuerte, llena de amor, llena de luz, llena de sabiduría.

Tu inteligencia es una de las cosas que mas me sorprende, tanto como para afrontar todo lo  que has afrontado, y claro porque eres como una enciclopedia abierta. Siempre se a quien acudir cuando me intrigan saber cosas tan extrañas como nombres de plantas, juegos de palabras, o algún hecho histórico remoto y bastante lejano a mi época. Y es que has vivido tanto, has visto como ha evolucionado todo un mundo, toda una sociedad, y te has sabido aclimatar a los cambios que vienen con ello.

Me pongo a pensar y me parece increíble lo que debe sentirse haber vivido tanto, y sobre todo haber evolucionado junto con todos los cambios sociales, políticos, culturales y tecnológicos que nos llevan a la actualidad, a esta nueva era que es radicalmente distinta a cuando eras joven o niña.

Me encanta cuando hablas de tu pasado, cuando me cuentas tus historias, cuando hablas con ese brillo en los ojos y cuando en ocasiones te has emocionado hasta las lágrimas o hemos llorado juntas. Te amo, y espero tenerte a mi lado por un largo tiempo más, y que esos ojos celestes que me miran con ternura no se apaguen nunca.

Espejo Eres.

 

_MG_2594.jpg
Lima, Perú

 

Pobre alma solitaria ,pobre corazón

incapaz de amar. Pobre ser perdido,

pobre ser que no sabe donde se encuentra

ni en que camino esta.

 

Espejo eras de lo que me decías,

espejo de tus críticas hacia a mí,

y es que no te habías dando

cuenta que el reflector estaba

sobre ti.

 

Mis inseguridades, eran las tuyas,

mi falta de amor propio, era la

tuya. Y cuando hablabas de la

transparencia con la verdad,

era algo de lo que tú también

carecías.

 

Solías decir que no hacía

falta nada mas para ser feliz,

sin embargo te extraviaste. Tú mismo

no supiste apreciar las cosas que

realmente eran capaces de hacerte feliz.

 

Te desconozco, siento

lástima por ti. Empujaste

de tu vida a las personas que

más te apreciaban, que velaban por ti,

y que estuvieron dispuestas a

entregarte todo su amor.

 

Alma libre quizás dices ser,

pero querido, la felicidad es

verdadera cuando es compartida,

y en algún punto u otro te darás

cuenta de ello.

 

Ojalá algún dia despiertes, y te des cuenta el

daño que le has causado a las personas

que más te quieren por que tú mismo

no has sabido quererte como deberías.

 

Se te van a seguir cerrando puertas,

vas a seguir perdiendo a gente

maravillosa que entra en tu vida

por tu incapacidad de querer, por

tu falta de empatía, por el exceso de

egoísmo y solo pensar en ti.

 

Ojalá en algún punto tu alma

encuentre paz, ojalá entiendas

el propósito de tu vida, ojalá algún

día le puedas ofrecer a alguien todo

lo que alguna vez te ofrecieron y

no lo supiste valorar.

 

Corazón despierta, estas hecho

de piedra, tus demonios te

carcomen por dentro y no los ves.

Liberalos, déjalos ir.

 

No suprimas tus sentimientos

ni tus emociones.  No te engañes,

son tus decisiones las que al final

terminan lastimando al resto.

Eres tú el único culpable.

 

Así que gracias por dejarme ir,

gracias por soltarme para

poder encontrar en algún lugar a una

persona que si sea capaz de

entregarse por completo y sea merecedor

de mi amor.

 

Duelo.

 

IMG_0778 copy
Lima, Perú

Cuantos hemos perdido a personas en esta vida, cuantos hemos tenido que ver partir a seres que amamos, ya sea a otra vida, o simplemente por que tomaron rutas diferentes distintas a las nuestras. Cuantos hemos llorado tanto hasta ese punto en el que no podemos respirar, ese punto en el que el pecho se nos estruja tanto que duele. Cuantos hemos sentido que el mundo se nos caía encima. Cuantos hemos sentido nuestro corazón hacerse trizas y luchado por armarlo nuevamente.

Déjenme decirles que no están solos, que la perdida de alguien puede ocasionar mucho dolor, pero el tiempo es mediador de todo, y aun que sabemos con claridad que el dolor no va a perdurar para siempre, lo que nos cuesta es esperar. Se que quisieran sacarse el dolor de un porrazo, se que desean con todas sus fuerzas pararse nuevamente, centrarse en ustedes, sanar sus heridas y poder continuar. Pero créanme que entiendo lo que es sentir que el dolor aun prevalece, que un día nos sentimos mejor y nuevamente nos volvemos a caer y nos ahogamos en nuestros sentimientos.

Sin embargo lidiar por lo que estén pasando, no solo los hará mas fuertes, los hará mas sabios, los preparara para futuras experiencias y los hará crecer enormemente. Y yo se que se preguntan ¿Cuándo llega ese momento?, ¿Cuándo me voy a despertar sin sentir esta angustia, este dolor?, y la cuestión es que todos llevamos nuestro duelo de una manera distinta, y dura lo que tiene que durar. Hay personas que son capaces de superarlo mas rápido, hay otras que no, y en realidad no hay ninguna cuota escrita que indique cuando uno deja de sufrir .

¿Alguna vez se han puesto a pensar el sufrimiento viene  de la mano de la felicidad?, que son seres humanos y no son de piedra y que hay situaciones en nuestra vida que efectivamente nos harán sufrir, pero es ese dolor el que más adelante los volverá a a la vida, los hará sentir feliz nuevamente y de una manera distinta, de una manera más real. Pues empezarán a ver todo con mas claridad y podrán sonreír mirando atrás y podrán recordar sin que ya no duela mas.

Y el proceso , el proceso es lento, es tedioso, es difícil, pero depende de ustedes cuanto tiempo se quieren seguir hundiendo en ello. Solo ustedes pueden ayudarse a salir de lo que están sintiendo y como experiencia personal, no repriman lo que sienten, lloren si tienen que llorar, griten si tienen que gritar, boten todo hasta que ya no haya necesidad pero bajo ninguna circunstancia dejen que esas emociones se apoderen de ustedes mas de lo debido.

Sientan sus emociones lo mas que puedan para que entiendan con claridad en que parte de su duelo están. La primera reacción viene con la negación pues no podemos asimilar la perdida, luego nos aferramos a la ira pensando que así será mas fácil, pero una vez que botamos toda esa rabia, entenderán que sumergirse en ella mucho tiempo no es la mejor decisión. Seguido, vendrán los sentimientos de culpa y la depresión, y es normal, pues tenemos que empezar a desprender todos esos hilos que nos están haciendo daño para dejar ir, para soltar. Cuando por fin entiendan que no existen culpables, que las personas se van cuando se tienen que ir, que ya rindieron su cuota, que ya dejaron los que nos tenían que enseñar pasaremos a la pase de la aceptación. Esta última es la más importante, y quizás la  más difícil, pues es momento de aceptar la realidad, de reconocer que aquella persona no va a volver y que el mundo no se detiene, y por ende ustedes tampoco.

La vida es un enigma, e intentar descifrar porque suceden las cosas puede resultar sumamente difícil. Pero mas adelante verán las personas en las que se han convertido, y se sentirán orgullosos de ustedes mismos, pues han sabido superar una de las pruebas mas difíciles y sinceramente si no estuviéramos preparados no se nos presentarían estos obstáculos en el camino. La vida manda sus peleas mas difíciles a los guerreros mas fuertes, porque sabe que son capaces de vencerlas y por que es hora de que aprendan a leer las lecciones que estas nos dan.

Por ende, no se desanimen, sigan luchando, sigan de pie, no se dejen ir, no se tumben y se abandonen. Verán que un día se levantaran sin ese sabor amargo que sintieron tanto tiempo y se darán cuenta que todo pasa por algo. Yo aun espero ese día, pero lo espero con calma, y aunque este cansada y abrumada, no me voy a quedar de brazos cruzados, voy a continuar hacia adelante aunque todavía este dolida, con la seguridad que cuando menos lo espere mi alma y mi corazón se sentirán nuevamente liberados.

Una carta al olvido.

Me muero de ganas de escribirte, pero se que pediste tu espacio y aunque me este costando estoy intentando hacerlo. Hay tantas cosas que quisiera decirte y simplemente las tengo que callar, y no se si es por orgullo, o por darte lo que quieres. Para mi es difícil entender en que momento se perdió el amor, en que momento se dividieron nuestros caminos, en que momento decidiste que era hora de irte de mi lado. No te hecho la culpa,  y aunque me lastimaste, no guardo rencor, como te dije el amor es de a dos y si uno ya no lo siente no se puede obligar. Sin embargo, a lo largo de nuestra relación repetidamente te dije lo importante que eras para mi y que pasara lo que pasara entre nosotros no nos distanciaríamos por completo.

Y quizás no tenga mucho sentido para ti, ni para mi en este momento, por que se que verte solo me traería mas dolor. Pero yo me pregunto si de verdad te importe, si en algún momento tu amor fue verdadero, por que no buscaste para preguntarme como estaba, por que dejaste que me difuminara  entre tus dedos. Te estoy perdiendo, si es que aún no te he perdido , y el dolor que siento es inmenso. Porque no me pudiste decir antes que ya no me querías,  que fue lo que paso, y quizás ninguno de los dos lo pueda responder.  Sin embargo,   siento que los últimos meses de nuestro relación fueron un engaño tanto para ti como para mi, y yo cegada no quería ver. Hizo todo lo que pude, moví montañas, moví cielo y tierra para que funcionara , para poder salir adelante juntos. Y aunque mis fuerzas se iban acabando y el desgano era cada vez mas evidente en mi , yo no quería aceptar que así como viniste repentinamente, te irías de la misma manera.

Pensé que nunca te irías, me enamore desmedidamente de ti y dejé que ese amor me inundara durante todo el tiempo que estuvimos juntos, fuiste la primera persona  a la que le abrí mi corazón y el miedo a que me lo dejen hecho trizas se volvió realidad. Me arriesgue y perdí, salí lastimada y no se si quererme o odiarme por eso. Me pregunto como estarás tu,  y de corazón espero que hayas tomado la decisión correcta, que te encuentres, y que resuelvas tus inseguridades. Te extraño, no voy a mentir, extraño tu voz, tu risa, tu personalidad tan única, tus locuras, tus abrazos, tu cuidado hacia mi, tu interés, tu mirada, tu bondad,

Ojalá algún día te des cuenta como te quise, ojalá algún día encuentres a alguien que te quiera como yo porque eres una persona increíble y mereces que ese amor sea dado por igual.  Pero no te encierres en tus dudas, en tus pensamientos, en pensar que no tienes tiempo, puedes hacer todo lo que te propones y nunca menosprecies a la persona que tienes al lado y acepta la ayuda de los demás. No te guardes tus problemas para ti solo, porque luego serán una carga que no puedes llevar. No quiero dejarte ir, me cuesta soltar, los recuerdos me consumen, pero se que el tiempo sana las heridas.

Y aunque una parte de mi espera con ansias que algún día vuelvas, no puedo vivir esperando. Tengo que seguir adelante, y con suerte encontrar a alguien merecedor de mi amor, y que me ame como yo lo hice contigo. El tiempo sanara y pondrá en orden todo en su lugar, y como te digo espero que hayas tomado la decisión correcta porque si te demoras mucho en arrepentirte  no habrá marcha atrás ,  y cuando me busques yo ya no voy a estar acá, estaré en otro lado compartiendo lo que no pude tener contigo con otra persona.

No va estar mucho tiempo esto escrito acá, no tengo las agallas para enviártelo, y si lo encuentras antes de que lo borre y te deje ir por completo, dependerá de ti.

Atentamente,

Matahari

Apreciación.

 

 

FOTO FINAL 5 copy.jpg
Huancaya, Perú

Muchas veces realmente dejamos de lado todo lo lindo que nos rodea. Nos ensimismamos, y olvidamos a las personas que siempre han estado ahí para nosotros y jamás han dudado en brindarnos un hombro cuando estamos mal, cuando necesitamos llorar o cuando nos sentimos abandonados. Por mucho tiempo yo sentía la soledad entrando por mi piel. Y por más de que siempre me decían que no lo estaba, dentro mío yo lo sentía y me dolía profundamente. Sin embargo, abrí los ojos, miré a mi alrededor, y me di cuenta que en realidad nunca estamos solos, nunca estuve sola, simplemente estaba tan cegada y bloqueada mentalmente que no podía ver.

Hoy abro los ojos, y se que esa soledad venía de mis inseguridades, más no de los demás. Empecé a apreciar de lleno todo lo que tenía y tengo, a recuperar lazos con personas que en algún momento rompí por mis propias dudas e incertidumbres . Lo sorprendente es que por más de que nos alejemos, aquellas personas que siempre estuvieron ahí para nosotros, y que nos quisieron desmedidamente durante un largo periodo de tiempo, no se van a ningún lado y te abrirán los brazos cuando decidas volver, con el mismo cariño de antes.

Lo que damos es lo que recibimos a cambio, y muchas veces nos equivocamos, pues dejamos ir a quienes más nos importan y nos sumimos en lo que conocemos como soledad. Es increíble la cantidad de personas que están dispuestas a estar para uno cuando más lo necesitamos , y aunque a veces tengamos que tocar fondo para darnos cuenta, es tan solo cuestión de tiempo. Nunca es tarde para sanar, para recuperar relaciones anteriores y hacerlas más fuertes y duraderas. Miren alrededor, noten todo lo que tienen, acepten el cariño de los demás y dejen que los inunde, que los llene de alegría y de felicidad.