SUciedad

_MG_8035
Santa Rosa (Lima)

Varios creemos o decimos ser la raza mas avanzada en este mundo debido a los diversos descubrimientos científicosal crecimiento de las grandes ciudadesa los enormes avances tecnológicos , a la gran cantidad de instituciones educativas y centros de medicina , etc. Y la cruda verdad es que estamos tan lejos de serlo; pues por mas que hayan cosas que efectivamente aportan de una manera positiva;  también han generado que no seamos auto suficientes en muchos aspectosque necesitemos desesperadamente de cosas materiales para estar plenamente tranquilos que consumamos desmedidamente, que actuemos antes de pensar y que en vez de avanzar retrocedamos.

Somos una sociedad en donde la moral importa poco o nadadonde muchos solo piensan en uno y son indiferentes con el resto. En donde solo una minoría puede gozar de lujos y vivir una vida tranquila y deja de lado aquellos que realmente carecen de todos estos beneficios. Una sociedad que por mas terrible que sea opina que el fin justifica los medios y es realmente triste que sea así. Y la cuestión es que herramientas hay las suficientes para hacer de lo que nos rodea algo mejor; pero aquí (en Perú) y en varios otros países , el problema es que carecemos de valoresde respeto por el ser humano y no tenemos una persona que verdaderamente se tome el trabajo de ser un verdadero líder.(aquel que se enfoca en un todo y no actúa solo en beneficio de si mismo).

No puede ser posible que estemos habitando en este siglo y seguimos estancados en lo mismo. Envueltos entre tanta malicia, entre tanta corrupción, entre tanta  indiferencia y sobretodo entre tanta falta de humanidad. Estamos donde estamos por la manera en la que actuamos, por la manera en la que tomamos decisionespor el hecho de querer ser superiores.

Pero el problema reside básicamente en que  todos  aquellos que se consideran a si mismos líderes, aquellos que encabezan naciones o países (ya sean presidentes/gobernadores/etc) se olvidan por completo que su trabajo es guiar al resto, atender sus necesidades y  proporcionar ayuda, comprensión, protección  y un sentido de orientación de manera correcta. La gran mayoría de estos no conoce lo que es la saciedad y siempre quieren mas. Abusan del poder que tienen y naturalmente caen absorbidos por la corrupción, la mentira y actos realmente denigrantes e inmorales.  

Y les pregunto a todos ellos: ¿Por qué somos nosotros los que causamos la revolución?, por qué es tanta la sorpresa cuando se desatan conflictos de gran magnitud, por qué hay tantos guerrilleros, por qué hay países donde hay tantas huelga, tanta violencia y en donde las personas siguen viviendo tan mal. Y lo peor de todo es que la respuesta es tan sencilla y ellos mismos lo saben … pero claro, es mas fácil echarle la culpa al que desata el caos, al que se queja, al que decide hacer algo al respecto, al que quiere marcar una diferencia, al que lucha por sus derechos. Sin embargo están tan ciegos que no pueden aceptar la culpa la tienen ellos mismos. Por no ser firmes con sus palabras, por no saber poner un orden ni ser parciales, por no hacer justicia como se debería y por ser tan avariciosos e indiferentes con todo lo que sucede a su alrededor. 

Es triste sentirse tan diminuto e incapaz de hacer algo. Realmente cuesta ver como aun siguen desatándose guerras y disputas por poder, como aun sigue existiendo el terrorismo, el racismo y sobre todo tanta pobreza en tantos lugares. Quizás lo que mas nos cueste es el saber que  mucho no podemos hacer, porque somos una fracción muy pequeña de lo que conforma este mundo y cambiarlo con nuestras propias manos esta tan lejos de nuestras posibilidades. Pero de igual manera siempre podemos dejar nuestro granito de arena y ser diferentes, evitando ser uno mas del montón y actuar debidamente. Actuar según nuestros valores y según lo que esta bien o mal. A ser solidarios y a no dejar influenciarnos por los demás. A dejar de creer en promesas falsas y palabras vacías. Hagamos las cosas por nuestra cuenta  y obremos bien; no podemos quedarnos sentados y mirar como todo se desmorona a nuestro alrededor, por que al final creo que todos somos capaces de darnos cuenta hasta que punto uno es parte y responsable de la maldad y el caos que habita en este mundo.

Intentemos nosotros hacer de el lugar en el que vivimos un sitio mejor,  a través de acciones y no de palabras. Tratemos de hacer que el resto  aprenda a  mirar  las cosas con una visión distinta y desde otra perspectiva, para lograr que actúen de manera correcta y no conformen ese porcentaje de gente que prefiere vivir dentro de una burbuja. No perdamos nuestra  esencia ni nuestra humanidad, por que al final son esas cosas las que nos mantienen sanos mental y espiritualmente y las que nos permiten vivir como se supone que deberíamos hacer. 

 

 

Las Voces del Desierto

IMG_6292
Carretera Central (Oxapampa hacía Lima)

Yo se que anteriormente dije que no iba a hablar de cada libro que leyera … pero con este si no puedo evitarlo. Este es un libro que me prestaron hace ya casi como dos años cuando estuve en Australia durante 6 meses. Lo tenía entre mis manos pero mi gusto por la lectura era muy escaso, así que lo hojee un par de veces y lo deje ahí intacto, apilado en un grupo de cosas revueltas. Literalmente hace como un mes limpiando mi cuarto lo encontré debajo de un montón de cosas. Fue casi como por arte de magia, apareció ahí “de la nada”. Recién había empezado el libro de Siddharta así que me abstuve a leerlo hasta acabar el otro. Es como si el libro hubiese esperado el momento perfecto para ser leído por mi, justamente por la cantidad de cambios y descubrimientos que he hecho en mi persona en los últimos meses (como si supiera que ya estaba preparada para leerlo o que era el momento justo) y quizás les parezca totalmente raro esto que les digo, pero yo lo siento así.

Ahora continuando, porque particularmente despertó tanta curiosidad en mi las voces del desierto. Pues por un motivo en particular; ni bien empecé a leerlo , me vino a la mente un flashback de un momento preciso estando allá en Australia. Este momento fue la única vez que tuve la suerte de ver a un aborigen y tener alguna especie de contacto, intentando de alguna manera ser amable con ella. Era una mujer; no distinguía mucho que edad tenia, pero evidentemente pasaba los 60 (o al menos eso creo) tenia pinta de homeless, estaba cubierta de harapos y sucia, con el pelo blanco desordenado y las uñas de las manos excesivamente largas, se notaba claramente que no estaba feliz ni mucho menos tranquila. Estaba yo dentro de un seven eleven (los markets de allá) y ella ingreso a paso brusco y lento … se le cayó una moneda al piso y yo con la intención de ser amable la recogí y se la di en la mano con una sonrisa; no esperaba nada a cambio, pero un gesto de agradecimiento no hubiera estado mal. Sin embargo me miro con cara de fastidio y dijo algo entre dientes que no entendí muy bien. Luego se dio vuelta al mostrador y el vendedor me miro con cara de “no te preocupes así son”. No le di mayor importancia a esa situación en particular hasta hace poco que leí el libro y ese preciso momento volvió a mi repentinamente.

Estando en Australia no mostré mucho interés por ellos, sabia que no eran bien aceptados en la sociedad y difícilmente se les veía por la ciudad … y claro, en uno que otro museo contaban su historia como si fueran parte de una reliquia o algo así. Lo cierto es que después de acabar el libro de las Voces del Desierto, de Marlo Morlan, la cual habla de su propia experiencia conviviendo con una tribu muy antigua de aborígenes australianos en los adentros del desierto, despojándose absolutamente de todo lo material, de antiguas ideas y creencias; adentrándose a algo totalmente desconocido, dentro de un viaje que cambiaría su visión del mundo para siempre y descubriría cosas que nunca imagino.

Es realmente sorprendente que muy contrario a lo que se dice de ellos en Australia (el hecho de que sean analfabetos, que no se les puede enseñar, que son anormales, que no se les puede educar, que es imposible hacerlos parte del sistema,etc) en realidad son ellos mismos los que no participan de ello porque no lo desean, porque son autosuficientes en todo sentido y viven mucho mejor que varios de nosotros sin la necesidad de estar rodeados o absorbidos por la civilización y tanta tecnología. En realidad resulta devastador el saber como fueron expulsados de esa tierra que era suya (porque básicamente así fue cuando Australia fue invadida) y los situaran en lo mas remoto del desierto, lejos del mar, el agua y los sitios maravillosos que Australia tiene para ofrecer.

Y me digo a mí misma, como estos seres podrían tener mayor interés por pertenecer a esa civilización, a ese lugar donde fueron terriblemente discriminados, en donde les tomo años para recién ser protegidos por el gobierno y aun así siguieron siendo mirados con desprecio o en cierto modo excluidos por el resto de la sociedad. Porque querrían ser parte de algo donde fueron así de juzgados y los hicieron aparte; o porque nos limitamos a creer que somos los únicos seres capaces de hacer cosas grandes solo porque tenemos todo al alcance de la mano. Era tanto mi interés por saber mas de ellos que no me tomo mucho tiempo en terminar el libro, el cual con cada página leída me enriquecía mas y me iba proporcionando un mejor entendimiento y respondiendo a todas las preguntas que yo misma me hacía .

Entendí que estos seres eran sumamente especiales y admirables y que conocían el respeto no solo por el prójimo si no por absolutamente todo lo que los rodea (el universo en sí), al cual siempre le están agradecidos. Reconocen la importancia de no criticar a los demás, de honorar todo y a todos y viven de la manera mas pura que hay, recibiendo lo que el universo les da y les provee. Saben en realidad mas de lo que creemos y actúan arduamente con la mente y el alma. Además es claro que poseen una inteligencia superior y su cuerpo puede estar expuesto a una gran cantidad de situaciones que muchos de nosotros no podríamos soportar ni siquiera en sueños.

Los aborígenes de esta tribu, a diferencia de los seres humanos comunes y corriente (que usualmente se centran solo en uno mismo), funcionan como una unidad, trabajan juntos y saben mas de lo que imaginamos. Ellos ven el mundo de una manera muy peculiar, enfocándose en aquellas cosas que verdaderamente importan y suprimiendo todo lo negativo y absurdo que ha surgido en esta nueva época. Es triste saber que es una tribu que esta por extinguirse, que a pesar de todo lo que han sobrevivido en ese árido desierto australiano con temperaturas que superan los 40 grados, las condiciones son cada vez peores y el alimento o agua que se les proporciona es cada vez menos. Esta tribu de los auténticos (los originales) han elegido ya no procrear mas, pues no hay chance de que sigan viviendo de la increíble manera que lo han venido haciendo.

Muchos creemos que somos la raza mas avanzada y en realidad estamos tan lejos de serlo. Los seres humanos en su mayoría hoy en día viven en una burbuja y les cuesta en exceso salir de su vida confort. No dejan de destruir, de hacer daño y olvidan que lo mas fuerte y potente que hay reside en en la mente, en el espíritu, los pensamientos, y en todo lo que nos rodea.

Las voces del desierto es un libro que verdaderamente merece seguir cruzando fronteras y ser leído por todo aquel que quiera conocer una realidad distinta a la suya. Estos seres excepcionales merecen que su historia sea conocida y como Marlo Morgan (su autora) aprendió de ellos , intentar hacerlo nosotros también. Los aborígenes no pueden ser borrados del mapa así no mas (como muchas otras razas) , se merecen la debida importancia, merecen ser reconocidos por sus vivencias y sus valores. Ellos mismos buscan que su sabiduría llegue a nosotros y piden por todos para que encontremos la salvación dentro de tanta miseria. Y aunque ellos estén conscientes de que los seres humanos pertenecientes a grandes civilizaciones son recios y tercos con sus ideas, aun tienen esperanza que dentro de tanta mente llena de indiferencia y personas sumidas en un mundo tan materialista y superficial, aun existe dentro de cada uno esa verdadera humanidad que se ha perdido y es necesario recuperar.

Lo impredecible de la vida

_mg_6989
Playa Señoritas, Punta Hermosa

La vida es impredecible: nacer, vivir, morir; es algo que sin excepción le toca a  cada uno de nosotros , el tema es que no sabemos cuándo, cómo ni porque y es ahí donde reside el problema. Sé que muchas veces no entendemos porque suceden las cosas y es fácil decirle a alguien que estas suceden por algo, pero la tarea difícil es muchas veces entenderlo y asimilarlo. Efectivamente a mediano o largo plazo, pase lo que pase, cada acción o suceso tiene una reacción y esperamos que está en mucho de los casos llegue a ser positiva.

Sí, es probable que existan personas que tengan que atravesar situaciones mucho más difíciles que otras y llegar a comprender por qué esto les ocurre a ellos es una tarea complicada. Muchas veces no nos parece justo e increíblemente en ocasiones me gustaría poder cargar con parte de ese sufrimiento para poder aliviar aunque sea un poco su dolor. Lo que se  y estoy muy segura es que de alguna u otra manera, el dolor te hace crecer  y cuando uno enfrenta cosas tan difíciles  a tan temprana edad uno aprende a ver el mundo con otros ojos y por más de que sea esta una manera brusca, uno madura y sin lugar a dudas empieza a tener una visión de la vida más completa y transparente que el resto. Con esa idea me quiero quedar y quiero pensar que es así, que los obstáculos pequeños o grandes en la vida están ahí por algún motivo y que en la mayoría de los casos algo bueno se obtiene de ellos.

La vida nos puede parecer injusta la mayoría de las veces y definitivamente impredecible; hoy quiero apreciarla un poco más, mirar a mi alrededor dos veces y agradecer todo lo que tengo. No tenemos vida eterna ni sabemos que nos depara el futuro, por eso cada segundo que pasa es un regalo y hay que aprovecharlo al máximo. También, es importante nunca olvidar ni dejar atrás a las personas que por alguna razón no están más con nosotros físicamente pero si dentro de cada uno, porque son estas las que a menudo nos despiertan, nos ayudan a ver el mundo de una manera distinta y nos enseñan las cosas más importantes de la vida. Por eso, por más de que la vida nos golpee sin aviso y muchas veces tan fuerte que pareciera imposible seguir adelante, hay que tener en cuenta que todo tiene su razón de ser y que darse por vencido nunca es una opción. Vive la vida y no dejes que la vida te viva,  intenta aprender cada día un poco más y valorar absolutamente todas esas cosas valiosas que tienes, pues muchas veces no vez lo importantes que son y lamentablemente no son eternas.