Despertar .

[AUSTRALIA] : Abriendo la mente.

12079903_10153071572751576_2329512342006956629_o
Cairns, Australia, 2015

A la turbulencia de un viaje sorprendentemente extenso, se le sumaron las horas de cansancio de un horario ajeno al que desde antaño venía viviendo.

Bajé de aquel avión, pavorosa y llena de miedo. Ansiosa y eufórica, completamente deseosa de iniciar aquella aventura que  cambiaría mi vida por completo y expandiría todos los horizontes de mi mente.

Al primer mundo llegué, desde un país totalmente atrasado en una gran variedad de aspectos. Pisé entones, por primera vez, esa tierra en donde todo funciona a la perfección. Y por primera vez sentí que estaba viviendo dentro de un folleto o en el interior de una postal.

Me costaba creer que todo en aquel lugar era tan calmado e increíblemente ordenado. El ambiente estaba cuidado y sin ningún rastro de daño o contaminación. Perpleja quedé ante ese país tan grande, en donde todo era bello y en donde me invadía una calma y serenidad completamente desconocidas dentro de mi.

Mis ojos se abrieron como dos faroles cuando con el paso del tiempo iba descubriendo la simpleza y la belleza entre tanta naturaleza. Las maravillas de aquel lugar lejano me habían estado esperando, brillantes, exóticas, listas para atravesar mi mente y entender que en realidad el mundo debería tener un funcionamiento  diferente.

El carisma de las personas y su soltura al comunicarse con los demás contagiaban a cualquiera que se cruzase por delante. Y fue ahí donde entendí que el respeto y la confianza  son la base de todo y que al que se le educa desde niño en su camino, aún cuando sea viejo no cabe chance que se aparte de él.

Fueron los lugares mágicos que visite los que se robaron cada latido de mi corazón. Fueron las noches estrelladas y fugaces que me hicieron volar hacía otra dimensión. Fueron esas aguas cristalinas y puestas de sol de ensueño que pintaron mi vida de colores y poco a poco en mi iba floreciendo algo que antes no existía.

Una luz salió de mi interior, un sol diferente, un sol dichoso, lleno de sosiego y gozo. Encontré en los lugares mas remotos personas con una misma visión que yo, y con el paso del tiempo fui creando lazos que hasta hoy siguen vigentes aunque estemos en dos polos totalmente diferentes.

De un portazo abrí la mente, me nutrí de todo lo que se encontraba en el ambiente y de aquella cultura sorprendente. Aprendí lo que en ningún otro lado hubiera podido aprender y cambie mi forma de ver y ser abruptamente.

Viaje a un lugar indudablemente especial y me enamoré de aquel sitio en particular y del mundo en general. Aprendí a apreciar todo lo que tenía y a agradecer por ello cada día. Era casi irreal sentir tanta tranquilidad de la cual había carecido durante tantos años de vida.

Seis meses volaron de repente, seis meses que me transformaron completamente. El regreso fue más duro de lo que esperaba. El tiempo pasa mientras uno no esta y sin embargo todo sigue igual. Nada ni nadie se detiene, pues el tiempo sigue su curso naturalmente.

Quizás no fue el lugar, aunque por alguna extraña razón fue ahí en donde deje aquella niña mimada y acomodada y volví totalmente cambiada. Fueron  varias cosas las que comprendí en ese continente al dejar atrás aquella vida, aquella  rutina que no hacía mas que producirme angustia.

El mundo es gigante y nosotros una pequeña porción de la cual formamos parte. Somos diminutos ante tanta magnificencia y en comparación a todo lo que nos rodea. Por ello comprendí la necesidad de expandir los límites de la mente, romper con las barreras, atravesar cordilleras y descubrir que mas allá, en algún lugar, esta esa paz mental que tanto uno anhela encontrar.

Al final las limitaciones nos las ponemos nosotros mismos y realmente no solo es posible, sino necesario despertar. A partir de allí no fui más una oveja  del corral. A partir de allí, deje de darle tanta importancia a las opiniones de los demás. A partir de allí aprendí a ser completamente transparente e intentar transmitirlo con el resto de la gente y de no juzgar a nadie por sus antecedentes.

En aquel país dejé una parte mía y volví con lagrimas deslizándose a través de mis mejillas. Dejé atrás aquella vida de ensueño y volví con un andar distinto y una manera diferente de observar todo lo que tenia en frente. Hoy, llevo siempre los recuerdos  de todo lo vivido y aprendido y se con certeza que muchas veces uno tiene que escapar para poder mirar con claridad y encontrar a esa persona que en algún momento se extravío dentro de su propio cuerpo.

Advertisements

4 thoughts on “Despertar .

  1. Excelente relato de un viaje lleno de aventuras y muchas espectativas, que según se lee, fueron colmadas con la complacencia de haber despejado el alma, para mirar el mundo desde otras perspectivas. Felicidades y muchos saludos.

    Liked by 1 person

    1. Muchas gracias!!, así es, hace mucho que quería escribir sobre ello, es sorprendente como el viajar lejos hacia otro lugar te puede llenar, cambiar y como dices aprender a ver todo de una manera diferente.

      Liked by 1 person

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s