Viviendo al Máximo

 

_MG_8472
Punta Hermosa

Adentrarse en la aventura, aprender a vivir, dejarse fluir, vivir en el presente, y  estar dentro de un instante aunque sea corto, te permite olvidarte de todo lo demás, todo lo que te abruma y te rodea; a veces tan solo ese momento ayuda a entender muchas cosas y desinhibirse por completo. La adrenalina, el estar centrado en un pensamiento, un movimiento,  el tomar una decisión, el aventarse sin miedo, sin ataduras, llevan tu mente hacia otra dimensión. Vencer al miedo, atreverse, levantarse si te cae y lograrlo, brinda uno de los mayores premios o da una satisfacción indescriptible. Abrir nuevas puertas, intentar cosas diferentes, hacer cosas que nunca harías y llenarte de nuevas experiencias, abren la mente, te despiertan, y empiezan a abastecerte en distintos modos. Te llevan a descubrir que hay más allá,  a descubrirse también a uno mismo y a comprender que las limitaciones solo están dentro de uno y que si uno realmente desea algo sin dejar de intentar, todo se puede alcanzar. 

Caerse, tropezar, equivocarse, en efecto son situaciones que van a suceder con naturalidad con lo que sea que realices en la vida. Comparémoslo con algún deporte de riesgo que implique ser osado, atrevido, perseverante y en los  cuales si no te caes o golpeas no aprendes, mucho menos si tiras la toalla y dejas de tratar. Al final la vida se trata de eso, de aprender a  jugar y nunca bajar la guardia, de levantarse, mirar hacia adelante y cada día proponerse a alcanzar más y empujarse a lograr lo inimaginable. Son esos momentos de adrenalina pura, de motivación, de confianza en uno mismo, de apasionarte por algo lo que producen que el ser humano tenga las ganas y agallas de seguir haciéndolo, de seguir buscando esos instantes que pueden liberarte por una fracción de segundo de todos los problemas o la toxicidad que los rodea. Descubre algo que  realmente te apasione y no existirá  manera de que cada día no puedas encontrar esa tranquilidad y felicidad que tanto ansías. Ten la certeza de que siempre va a existir un camino o un estilo de vida que  corresponde a cada persona para su propio beneficio. 

Tomemos ahora como ejemplo  el surf, el mar, ¿No es acaso cada ola, cada subida y bajada de la marea, cada movimiento dentro de ella  similar a la vida misma?. No es acaso un sentimiento indescriptible el permitirte estar en tanta conexión con la naturaleza, con el agua, con el aire. No es satisfactorio el empujarse cada día más a remar mas hacia adentro, a correr una ola (sin importar el tamaño), al tener el control sobre ti, sobre tu cuerpo. A entender el balance que no solo el cuerpo necesita si no también a comprender que la cabeza  debe estar centrada solo en una cosa y es en ello, en ese preciso momento, en donde mente, cuerpo y alma son uno y en donde solo importa el ahora. La vida es muy parecida, nos pueden tocar olas grandes, obstáculos difíciles de fondear o atravesar; pero uno no se detiene, uno sigue, mirando siempre hacia adelante, atento a lo que esta por venir y siempre paciente, esperando que una mala racha se invierta y se torne en algo mágico para que empiecen a surgir olas nuevas y mejores. Después del desorden y el caos llega la paz, cesan los tumbos, los problemas, los desniveles y eventualmente uno consigue estar totalmente equilibrado. 

El agua fluye junto con la corriente, a veces virando de dirección y yendo en contra, y aunque veces nos estanquemos, nos cansemos, nos encontremos perdidos, en algún punto todo se acomoda y vuelve a fluir a su ritmo de una manera normal. Entonces pues, si te caes te levantas, si te golpeas, te levantas, y si te asustas o si te duermes, pierdes. Vivir al máximo la vida es la única manera de vivirla bien, cambiar de hábitos es la única manera de seguir creciendo como persona, intentar cosas nuevas es lo único capaz de romper con la monotonía y una vez que el miedo es vencido no hay absolutamente nada que no se pueda alcanzar. Despiértense cada día con ganas de vivir, levántense de la cama con un propósito en mente, una meta por cumplir. Atrévanse a hacer lo que no crean que son capaces. Muévanse. No se queden sentados, busquen lo que los complementa, hallen lo que les permita escapar de esta sociedad que arrastra y carcome a muchos por dentro e intenten remar en contra.

Hallen lo que los impulse a ser más, lo que los libere de todo amarre, de todo estrés, encuentren lo que hoy muchos buscan y definen por libertad. Respira hondo , sal a explorar el mundo, deja atrás aquella caja de 2×2 que normalmente te dice que eres incapaz de lograr algo y te mantiene completamente aislado de lo que existe afuera y todo lo que podemos recibir de ello (si es que estamos atentos y completamente abiertos a nuevas posibilidades). Entonces tú, vas a quedarte estático dejando que la vida te pase por encima,  vas a permitir que los problemas te ahoguen, que las caídas te desanimen y te dejen tumbado; o vas a aprender a jugar tus cartas de otro modo, a bailar la vida como quieras, a hacer lo que te plazca y a hallar esa felicidad que tanto anhelas de la manera que quieras. Vida solo hay una y es suficiente si es que la entendemos y aprendemos a vivirla en su totalidad y completamente a su manera. Despierta al niño que llevas dentro, al niño que busca solo reír, que no le teme a nada y que no le interesa en absoluto lo que los demás opinen de el.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s