Vivir, no solo existir.

 

_MG_0873
La Herradura, Lima

21 años, 2 países diferentes, 4 carreras distintas y aún puedo afirmar que sigo buscando mi camino, que sigo buscando a donde pertenezco, que sigo teniendo dudas, inseguridades, miedos. Salí a explorar otros continentes con el punto de encontrarme a mí misma, y aunque en parte cambie mi visión por completo y aprendí una gran cantidad de cosas,  dentro de esa búsqueda también me perdí en mas de una ocasión. En mi experiencia, por lo que he visto a mi alrededor  varias personas se asemejan en algo en particular.

Nacemos, crecemos e inmediatamente sabiendo poco o nada somos expulsados al mundo con la presión encima que impone esta sociedad de ser parte del sistema, de crecer de golpe, de estudiar algo que probablemente no nos agrade y tan solo por creer que es esa la única manera de ser alguien en esta y llegar a ser felices. La realidad es que más de uno no sabe  lo que esta haciendo, ni hacia donde van, ni para donde caminan. Más de uno vive quemando etapas, perdiendo años de su vida, corriendo a pasos agigantados por querer acabar algo cuanto antes, por seguir cada cosa al pie de la letra, por complacer al resto, por creer que mientras mas rápido es mejor y por  que de alguna manera u otra están seguros que de ese modo su futuro esta asegurado. Lo cierto es que  nada es seguro, que el futuro es incierto, que no podemos predecir que es lo que va a pasar, que nada salga como lo planificamos y que aquel tiempo al final se convierta en tiempo perdido. 

La pregunta que siempre me hago, es cual es la necesidad de correr, cual es la necesidad de apurarse, por que no nos tomamos un tiempo para respirar, para vivir de verdad, para encontrar lo que realmente nos llena, lo que nos mantiene tranquilos, balanceados e equilibrados. Porque seguimos viviendo en un mundo tan esquematizado, porque seguimos dándole tanta importancia a la opinión de los demás, porque nos frustramos de sobremanera cuando tranquilamente podríamos avanzar a nuestro propio compás, sin ataduras, sin presiones. El tiempo es relativo, no existe una edad exacta para definir el momento en el que vamos a llegar a encontrarnos a nosotros mismos y logremos aquellas cosas que queremos hacer. El tiempo es algo  valioso, digno de aprovechar y darnos la oportunidad de realmente vivir, ampliar nuestros horizontes, aprovechar sabiamente aquella libertad con la cual hemos nacido cada uno de nosotros. Por que nos exigimos tanto, por que nos llenamos de piedras que claramente no podemos cargar y esperamos el momento en que exploten sobre nosotros y quede todo esparcido por todos lados. 

Creo que no hay nada mas placentero que encontrar lo que realmente nos gusta y vivir para ello, ya que de otro modo no sería vida. No sería vida si vivimos por obligación, si realizamos cosas que no nos agradan tan solo por el hecho de sentir que es fundamental para nuestra existencia. La felicidad no se compra, la felicidad no se consigue a través de cosas superficiales, tengamos el trabajo que tengamos, hagamos lo que hagamos, si realmente no nos complace entonces no tiene ningún sentido. Empecemos a priorizar lo que esta dentro nuestro, de encontrar aquello que no no nos ate hacia abajo, de vivir para uno y  nadie mas, de andar a nuestro propio paso, de vivir simple y  de no correr antes de andar.

Hay quienes piensen que quizás he perdido tiempo, que soy una persona inestable, que no me puedo mantener a gusto en un lugar, y quizás sea cierto; pero  aquel tiempo para mi ha sido necesario para llegar a donde estoy hoy, para descubrirme  a mí misma, para estar cada día mas cerca de vivir plenamente según lo que yo quiero y me apasiona, para ser cada día mejor y  darme el lujo teniendo la  edad que tengo, de perderme y encontrarme, caerme y levantarme,  hacerme cada día más fuerte y volverme en alguien de la cual este orgullosa. Yo he dejado muchas cosas, pero abandonar algo no es sinónimo de darse por vencido, al contrario, es sinónimo de valentía, es dejar algo para ir en la búsqueda de lo que es mejora para nosotros verdaderamente puede hacernos felices. Sé que no soy la única, sé que como yo hay un montón, sé que cada vez son más los que se sumergen en esta búsqueda que parece eterna y que lo hacen por el mismo motivo y  la misma razón. Sé que varios ya se cansaron de ser uno mas del montón, de ser un peón, de vivir como robot. Sé que las personas están cada vez mas despiertas, con la mentalidad más abierta y tengo la certeza de que de poco a poco van a ser muchos más. 

Entendamos que existir no es lo mismo que vivir, que la dicha, la felicidad y el sosiego no se consiguen de un día para otro, no se obtienen si realmente no se buscan y no lo deseamos. Cada decisión que tomamos, cada camino por el que optamos (ya sea el correcto o el equivocado) son parte de la trayectoria que nos permitirá  convertirnos en la persona que en un futuro tanto ansiamos. Y quizás si, yo avanzo más lento que el resto, pero yo no me comparo; avanzo con seguridad, a paso firme  y es lo que me permite vivir tranquilamente. Todos nacimos con un propósito, todos merecemos vivir verdaderamente, todos ansiamos que el día de mañana podamos decir que nada fue en vano, que nuestra vida no se esfumo entre nuestros dedos e hicimos todo aquello que quisimos y aprovechamos cada segundo de ello. No intentemos caminar antes de gatear, no intentemos correr antes de caminar, y no tratemos de levantar vuelo antes de aprender a saltar. No nos amarremos a nada ni a nadie y soltemos las cadenas que nos tienen atados y no nos dejan avanzar, manteniéndonos estancados en un mismo lugar. 

Advertisements

Comunicación Torcida’

 

_MG_0284.jpg
Máncora, Norte del Perú

Las noticias viajan a la velocidad de la luz, estas llegan de un lado a otro no necesariamente con la misma información, pues  en el camino van perdiendo partes o se le van adhiriendo otras y van tomando otra forma y contenido llegando al receptor de una manera totalmente equívoca y probablemente con una intención con la cual no fueron emitidas. De esta manera en muchas ocasiones nos hemos visto metidos en embrollos por cosas que no dijimos o hicimos y en efecto terminamos culpando a aquella persona que torció nuestras palabras, las modifico a su manera, o contó algo sumamente intimo de nosotros y lo tergiverso  a su gusto. 

La comunicación es vital, es lo que nos mantiene conectados con los demás, con el mundo y con absolutamente todo. Pero antes de hablar, de contar algo, debemos pensar dos veces que tan fiable es la persona con la cual hablamos, cual es el nivel de confianza que hay entre las dos y cual va a ser su recepción ante lo que le digamos. Muchas veces es mejor quedarse callado, muchas veces la única persona confiable es uno mismo y muchas veces nos olvidamos que son muchos los humanos que tienen la necesidad de comentar de la vida de otros y esto por que no tienen nada más interesante que hacer y quieren estar donde revienta la bomba o  ser los causantes de su explosión.

Desgraciadamente por naturaleza dentro de esta sociedad las noticias se convierten en chismes, llegan a los oídos de alguien de una manera y así sucesivamente van llegando a los oídos de otros totalmente retorcidas y alteradas. Seamos inteligentes si queremos evitar que un grano de arena no se vuelva en una pelota que va creciendo cada vez más. No seamos de aquellos que usan las desgracias de los demás para alardear, para llamar la atención. No seamos parte de aquellos en los que no se puede confiar, no seamos uno mas del montón. 

Aprendamos a escuchar, aprendamos a guardar silencio, aprendamos a cuidar nuestra relación con los otros, a dejar que cada quien arme su reputación por su cuenta y no por algo que nosotros hayamos contado sobre ellos. Utilicemos la comunicación sabiamente, aprovechemos la facilidad que hoy por hoy se nos ha dado para estar conectados, hagamos cosas grandes, útiles,  busquemos a través de lo que decimos influir en los demás de una manera positiva y seamos nosotros caminando con nuestros zapatos y no con los de otros.  

Humanos

 

_MG_8473
Punta Hermosa

Niños jugando a ser adultos. Adultos jugando a ser niños. Niños que crecen de golpe y carecen de sentido. Adultos que se niegan a comportarse según su edad y sus responsabilidades.

Es irónico. Hay quienes no desean crecer, estancándose dentro de un mismo papel. Mientras que hay otros que ansiosos buscan dejar al pequeño niño atrás para empezar a realizar lo que como grandes dentro de su mente creen que pueden alcanzar.

Son los papeles invertidos de cada individuo que los llevan a ubicarse en posiciones totalmente incoherentes, o que los llevan a exponerse a situaciones no correspondientes.

Por que será que nadie ya sabe vivir a su tiempo y a su edad. Por que será que esta sociedad funciona retorcidamente hacia atrás. Porque será que en vez de avanzar retrocedemos cada día mas.

El humano de a pocos ha ido perdiendo su esencia, el humano de a pocos  ha dejado de comportase con decencia. El humano de a pocos ya no sabe quien es, no sabe donde esta, ni mucho menos sabe a donde va.

Se podría decir que se ha quedado en algún lugar extraviado el manual de como cada quien se tendría que comportar , y esto es debido a las malas decisiones que últimamente las personas en su mayoría deciden tomar. Se quedo la razón en un rincón y nos volvimos marionetas de aquellos que dicen gobernar este planeta.

La libertad ya no es usada con inteligencia y su abuso es la causante de toda imprudencia. Las limitaciones quizás esquematizan este mundo de una manera en particular. Y si, aunque es verdad que no debería haber alguien diciéndonos como actuar  aparentemente nos hemos olvidado como uno en realidad se debería comportar.

La cuestión es sencilla, el mundo no puede caminar ni funcionar normal si es que aquellos que lo habitan no saben como tratar con el o con los demás. Son muchos los que han dejado de actuar moral y razonablemente y técnicamente es lo que deberíamos de llevar en primer lugar.

No es sinónimo de libertad hacer lo que a cada quien le plazca, cuando esta puede llegar a dañar no solo a uno si no a los demás. No es correcto vivir pensando en uno mismo, ni vivir sumidos en un mundo tan aislado, en donde nada ni nadie importa y la decencia se va volviendo cada vez más sucia y hedionda.

No debemos dejar atrás lo que por naturaleza debemos ser, el motivo por el cual estamos acá. No podemos hacer la vista gorda y olvidar cuales son los papeles que hoy por hoy a cada quien le toca, teniendo en cuenta que la humildad y la pureza son dos cosas que no podemos descuidar.

No nos podemos guiar por lo que diga el resto, no trotemos cuando no hay nadie siguiéndonos atrás, no levantemos armas sin reflexionar. Hoy en día este mundo que habitamos, dañado y enfermo, pide a gritos que busquemos dentro  y recuperemos nuestra humanidad.

Hoy en día es grande la necesidad de dejar de jugar con juegos de mesa y casitas de madera y de empezar a actuar con inteligencia y según nuestra capacidad de pensar, pues por algo cada ser humano nace con ella y desarrolla con el paso del tiempo.

Subconsciente

 

_MG_8769
Luna \ Punta Hermosa (Lima; Perú)

Estoy dormida, al mismo tiempo no lo estoy. Largo tiempo estuve sin soñar ,  los químicos ingeridos por mi cuerpo antes de dormir me sumían en un sueño tan profundo y borraban mi mente en blanco como el talco hasta que abría ambos ojos como faroles al amanecer.

Mi cuerpo adquirió una necesidad y dormir de una manera natural se volvió una tarea imposible de realizar. El paso del tiempo hicieron de ello una especie de vicio y algo que en efecto ya no podía tolerar más. 

Poco a Poco fui buscando en mi interior la manera de dejar esa necesidad atrás. Un zombie iba apoderándose de mi mente y cuerpo y ya ni los días podía atravesar con tranquilidad. Somnolencia y cansancio cargaba diariamente y se volvió una carga que indudablemente debía de soltar.

La mente poderosa, y el cuerpo químicamente alterado empezaron a provocarme un terrible daño. Pero tenía en claro que paulatinamente era algo que podía superar. De a pocos fui reduciendo la dosis, de a pocos empece a intentar controlarlo y descubrí que sola podía abstenerme a no tomar una píldora más y sentirme nuevamente como una persona normal. 

Hoy después de un par de semanas de intentos repetitivos de dormir quitando esa adicción he vuelto a soñar, he vuelto a soñar despierta mientras dormía, a tener lucidez dentro de cada sueño y una dicha enorme empezó a surgir dentro mío. 

Mi inconsciente de a pocos empezó a despertar y aunque eso traiga consigo las parálisis de sueño que me solían dar, junto con los intentos fallidos por despertar y los gritos mudos imposibles de dar, y la falta de respiración que me obligaban a luchar para poder despertar, si bien trajo consigo miedo y recuerdos del pasado también me llenaron de felicidad.

Soy cuerpo en vida, espíritu y alma. Mi relación con la mente siempre ha sido sumamente fuerte y el subconsciente es algo que siempre he tenido intensamente presente. Se que pocos son los que pueden manejarlo, y  que si se logra hay cosas inimaginables que se pueden alcanzar. 

Hoy por fin he vuelto a mi, hoy siento que esa clase de poderes han vuelto a mi alcance y hoy estoy dispuesta a darles paso, sin miedo y con ansias de recibirlos para aprender a controlar lo que antes no podía  y me llenaban de terror y conmoción.

Y esa soy yo, sueño mientras duermo, duermo y sueño despierta y siempre sumamente cerca a la realidad. Duermo en dos limbos he caído en cuenta que no lo quiero evitar, que es mi propio cuerpo actuando con  naturalidad y no hay necesidad tenerlo que apaga. 

Soy yo y  por fin me doy cuenta que no hay nada mas dulce y placentero que vivir sin ninguna necesidad, con algo que te produzca abstinencia  y ser la persona que soy como debería ser, sin nada que me restrinja de todo lo que llevo adentro y desea salir hacia afuera a como de lugar.