Vivir, no solo existir.

 

_MG_0873
La Herradura, Lima

21 años, 2 países diferentes, 4 carreras distintas y aún puedo afirmar que sigo buscando mi camino, que sigo buscando a donde pertenezco, que sigo teniendo dudas, inseguridades, miedos. Salí a explorar otros continentes con el punto de encontrarme a mí misma, y aunque en parte cambie mi visión por completo y aprendí una gran cantidad de cosas,  dentro de esa búsqueda también me perdí en mas de una ocasión. En mi experiencia, por lo que he visto a mi alrededor  varias personas se asemejan en algo en particular.

Nacemos, crecemos e inmediatamente sabiendo poco o nada somos expulsados al mundo con la presión encima que impone esta sociedad de ser parte del sistema, de crecer de golpe, de estudiar algo que probablemente no nos agrade y tan solo por creer que es esa la única manera de ser alguien en esta y llegar a ser felices. La realidad es que más de uno no sabe  lo que esta haciendo, ni hacia donde van, ni para donde caminan. Más de uno vive quemando etapas, perdiendo años de su vida, corriendo a pasos agigantados por querer acabar algo cuanto antes, por seguir cada cosa al pie de la letra, por complacer al resto, por creer que mientras mas rápido es mejor y por  que de alguna manera u otra están seguros que de ese modo su futuro esta asegurado. Lo cierto es que  nada es seguro, que el futuro es incierto, que no podemos predecir que es lo que va a pasar, que nada salga como lo planificamos y que aquel tiempo al final se convierta en tiempo perdido. 

La pregunta que siempre me hago, es cual es la necesidad de correr, cual es la necesidad de apurarse, por que no nos tomamos un tiempo para respirar, para vivir de verdad, para encontrar lo que realmente nos llena, lo que nos mantiene tranquilos, balanceados e equilibrados. Porque seguimos viviendo en un mundo tan esquematizado, porque seguimos dándole tanta importancia a la opinión de los demás, porque nos frustramos de sobremanera cuando tranquilamente podríamos avanzar a nuestro propio compás, sin ataduras, sin presiones. El tiempo es relativo, no existe una edad exacta para definir el momento en el que vamos a llegar a encontrarnos a nosotros mismos y logremos aquellas cosas que queremos hacer. El tiempo es algo  valioso, digno de aprovechar y darnos la oportunidad de realmente vivir, ampliar nuestros horizontes, aprovechar sabiamente aquella libertad con la cual hemos nacido cada uno de nosotros. Por que nos exigimos tanto, por que nos llenamos de piedras que claramente no podemos cargar y esperamos el momento en que exploten sobre nosotros y quede todo esparcido por todos lados. 

Creo que no hay nada mas placentero que encontrar lo que realmente nos gusta y vivir para ello, ya que de otro modo no sería vida. No sería vida si vivimos por obligación, si realizamos cosas que no nos agradan tan solo por el hecho de sentir que es fundamental para nuestra existencia. La felicidad no se compra, la felicidad no se consigue a través de cosas superficiales, tengamos el trabajo que tengamos, hagamos lo que hagamos, si realmente no nos complace entonces no tiene ningún sentido. Empecemos a priorizar lo que esta dentro nuestro, de encontrar aquello que no no nos ate hacia abajo, de vivir para uno y  nadie mas, de andar a nuestro propio paso, de vivir simple y  de no correr antes de andar.

Hay quienes piensen que quizás he perdido tiempo, que soy una persona inestable, que no me puedo mantener a gusto en un lugar, y quizás sea cierto; pero  aquel tiempo para mi ha sido necesario para llegar a donde estoy hoy, para descubrirme  a mí misma, para estar cada día mas cerca de vivir plenamente según lo que yo quiero y me apasiona, para ser cada día mejor y  darme el lujo teniendo la  edad que tengo, de perderme y encontrarme, caerme y levantarme,  hacerme cada día más fuerte y volverme en alguien de la cual este orgullosa. Yo he dejado muchas cosas, pero abandonar algo no es sinónimo de darse por vencido, al contrario, es sinónimo de valentía, es dejar algo para ir en la búsqueda de lo que es mejora para nosotros verdaderamente puede hacernos felices. Sé que no soy la única, sé que como yo hay un montón, sé que cada vez son más los que se sumergen en esta búsqueda que parece eterna y que lo hacen por el mismo motivo y  la misma razón. Sé que varios ya se cansaron de ser uno mas del montón, de ser un peón, de vivir como robot. Sé que las personas están cada vez mas despiertas, con la mentalidad más abierta y tengo la certeza de que de poco a poco van a ser muchos más. 

Entendamos que existir no es lo mismo que vivir, que la dicha, la felicidad y el sosiego no se consiguen de un día para otro, no se obtienen si realmente no se buscan y no lo deseamos. Cada decisión que tomamos, cada camino por el que optamos (ya sea el correcto o el equivocado) son parte de la trayectoria que nos permitirá  convertirnos en la persona que en un futuro tanto ansiamos. Y quizás si, yo avanzo más lento que el resto, pero yo no me comparo; avanzo con seguridad, a paso firme  y es lo que me permite vivir tranquilamente. Todos nacimos con un propósito, todos merecemos vivir verdaderamente, todos ansiamos que el día de mañana podamos decir que nada fue en vano, que nuestra vida no se esfumo entre nuestros dedos e hicimos todo aquello que quisimos y aprovechamos cada segundo de ello. No intentemos caminar antes de gatear, no intentemos correr antes de caminar, y no tratemos de levantar vuelo antes de aprender a saltar. No nos amarremos a nada ni a nadie y soltemos las cadenas que nos tienen atados y no nos dejan avanzar, manteniéndonos estancados en un mismo lugar. 

Advertisements

2 thoughts on “Vivir, no solo existir.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s