Voz y Palabra.

 

_MG_8326
Homa Terapia, Lima, peru

No hace mucho tiempo me volví aficionada a leer. En el colegio leía lo que me asignaban pero nunca buscaba un libro y lo leía por decisión propia. No era falta por de interés, simplemente no lo había intentado ni había descubierto el mundo maravilloso que uno descubre cuando a través de las hojas te sumerges en otra realidad y te llenas de un sin fin de emociones y lecciones enriqueciendo cada parte de tu ser. Poco a poco las letras y las palabras se convirtieron en algo sumamente importante para mi  y a raíz de ello empecé a escribir. Ahora por que cuento esto, pues en el momento que nos entregaron en la clase los libros de “Voz y Palabra” escrito por Manie rey, como un “préstamo” supe que no iba poder escribir en los márgenes como siempre lo hago y tuve que ingeniármelas a través de la tecnología para apuntar paralelamente cada cosa importante que encontraba mientras iba pasando las páginas. Usualmente mi elección de libros son aquellos que hablan de cosas reales, que dejan me dejan enseñanza, o que me hagan reflexionar sobre muchas situaciones en la vida o en mi misma como persona. No creí que este libro iba a ir mas allá de algo técnico o informativo pero debo decir que ni bien comencé con la lectura no pude detenerme hasta terminarlo.

Algunos meses atrás había escrito algo acerca de la comunicación, de la manera en la que muchas veces los mensajes que transmitimos o nos transmiten se tergiversan y no logramos que la otra persona llegue a entender lo que realmente queremos decir y viceversa. Siempre he considerado que las palabras tienen un peso sumamente importante, que es lo que en efecto  nos permite  comunicarnos y entablar relaciones con el prójimo. Yo siempre he sido la clase de persona que le resulta mucho mas fácil expresarse a través de la escritura y no oralmente y es por eso que después de leer el libro entendí la necesidad de poder hacerlo de las dos maneras.

Ahora dicho esto quiero dejar en claro  los puntos que mas me hicieron reflexionar al leer este libro y el por que considero que realmente merece la pena leer, por que mas allá de que resulte fácil hacerlo  por la claridad con la que se desenvuelve, el contenido es realmente interesante y valioso. Tengo que decir que me parece increíble como la autora, a través de su trabajo como locutora pueda haber escrito este libro que en cierto modo se relaciona a lo que ella hace pero va mucho mas allá de eso, habla de su experiencia, de lo que ella ha aprendido  a raíz de la locución y el porque le tiene tanto respeto.

Si nos ponemos a pensar, la voz es el instrumento y la expresión de nuestra alma, es el reflejo de nuestros sentimientos y por ello es de suma importancia cuidarla, aprende a manejarla y sacar lo mejor de ella. La comunicación efectiva en otras palabras es aquella que nos da la posibilidad de dar y recibir, es aquella que nos permite comunicar un mensaje que realmente tenga peso y que este sin mayor dificultad sea entendido por el receptor perfección . Es de suma importancia lograr que haya una retroalimentación al momento de comunicarnos, que podamos beneficiarnos los unos a los otros y es indispensable para convivir pacíficamente. Por ello no solo basta con hablar, pues para poder lograr esa retroalimentación, es importante tener una mente clara y centrada, que nos permita estar enfocados en el presente, reconciliarnos con nuestro pasado y vivir sin temor al futuro. Otro punto que realmente capto mi atención fue la comparación entre hombres y mujeres al momento de hablar, y sucede que en la comunicación  existe una gran diferencia por naturaleza. Se que muchos se sintieron identificados al leer ese párrafo (o por lo menos yo) en el que decía que las mujeres al momento de hablar somos mucho mas emotivas, complicadas y profundas, pues solemos contar nuestros problemas sin ninguna dificultad y hablar de situaciones que nos tienen mal, nos angustian y desatan una gran variedad de sentimientos. Los hombres por otro lado son mas directos y enérgicos, y mientras ellos van directo al grano, nosotras podemos darle mas de una vuelta al tema hasta llegar a lo que realmente queremos decir.  Pero mas allá de eso, así seamos hombres y mujeres muchas veces no le damos la importancia suficiente  a la forma en la que nos comunicamos, es decir a pensar antes de hablar, en utilizar un lenguaje corporal fácil de identificar, en practicar la empatía y en modular nuestro tono de voz. Estos factores si no son utilizados pueden ocasionar malentendidos, o ofender (quizás sin querer) al prójimo. No es necesario gritar para ser escuchado, lo que hace falta es vitalidad, es trabajar en nuestro lenguaje y hacerlo convincente. Todos debemos ser capaces de que nos presten atención, nos entiendan y nos crean.

Yo soy la clase de persona que prefiere escribir lo que siente, pues es mucho mas fácil para mi expresarme de esa manera, tengo tiempo para pensar, para poner en orden mis ideas y lograr comunicar exactamente lo que quiero decir; sin embargo, después de leer el libro me di cuenta que muchas veces, al decir las cosas escritas y no oralmente, sucede muchas veces que esas palabras se pueden malinterpretar, pues la persona que las lee no puede saber con certeza con que tono o intención fueron elaboradas y en realidad al final solo yo se lo que quiero decir. Es de suma importancia tener cuidado con las palabras que se escogen al momento de redactar algo y que sea lo mas conciso posible para evitar malentendidos, así como también es  importante aprender a modular nuestra voz al momento de hablar e intentar transmitir exactamente lo que sentimos.

Esta claro que la comunicación hoy en día se ha visto limitada por la tecnología y los aparatos electrónicos, y cada vez utilizamos menos el lenguaje oral, dejamos de lado la comunicación real y nos volvemos esclavos de comunicar todo a través de una pantalla. Los niños deberían de crecer de una manera distinta, los padres deberían inculcarles desde chicos la comunicación oral y el uso correcto del lenguaje pues sino mas adelante la dificultad para hacerlo puede tornarse abismal. No dejemos que la tecnología se apodere de nosotros, trabajemos en escuchar y ser escuchados, en mantener contactos y relaciones de verdad.

En conclusión, nuestra manera de hablar y comunicarnos nos define, proyecta lo que somos. Es la forma de salir de la soledad y el aislamiento, a través de la expresión. No podemos dejar de lado la practica de nuestra comunicación, pues es lo que nos permite enriquecer conversaciones,  comunicar ideas, relacionarnos con los demás. Es de gran importancia tener un lenguaje verbal amplio, aprender a manejar nuestra voz, a acompañarla con nuestro cuerpo y las palabras adecuadas. No usemos las palabras para dañar al prójimo, utilicémosla sabiamente, siempre con cuidado de no herir a los demás, pues todos tienen un mundo y un autoestima diferente y debemos aprender a identificarlo para comunicarnos de una manera adecuada. Hablemos como en ciertas ocasiones nos gustaría que nos hablen a nosotros y no hagamos lo que no deseamos que nos hagan. Aprendamos a diferenciar contextos, a modular nuestra forma de hablar según donde estemos o a quien le hablemos, entendamos que el respeto guarda respeto y para cada situación existe una comunicación particular. Tengamos en cuenta siempre de pensar antes de actuar, de no decir las cosas por decir, de no gritar y agredir a los demás ya que no conducen a nada; lo único que logran  es la imposibilidad de escucharnos los unos a los otros, de levantar mas la voz, de llenarnos de odio, nublarnos el juicio y distanciarnos de las personas. Y por último, aprendamos a respirar, a relajarnos, a controlar nuestra energía y a guardar nuestro aire para no cansarnos al momento de hablar y cuidemos de la única voz que tenemos.

Advertisements

Somos el “Ahora”. [Soltemos, centremonos en el presente, vivamos el momento]

_MG_0378
Punta Hermosa, Lima, Peru. 

 

La vida quita así como también da. Muchas veces intentar comprender los misterios de esta o las piedras que nos pone en el camino resulta sumamente difícil de hacer, cuando en realidad hay cosas que quizás nunca logremos entender por completo.
Es natural en los humanos buscarle el sentido a todo lo que sucede, a buscarle una razón, a intentar armar las piezas de un rompecabezas imposibles de encajar en lugar de dejarlo atrás y seguir para adelante. Vivir atados a los problemas, a situaciones pasadas que no les encontramos sentido y seguir viviendo pensando en ello, solo ocasiona dolor, angustia y tristeza. Es verdad que el dolor es inevitable, pero es verdad que también es pasajero y seguir sufriendo es opcional.
Yo veo las cosas de un modo, si no las entiendo y empiezan a ser una carga para mi opto por no seguir con mi cabeza sumida en ello, opto por pensar que todo sucede por algo, que todo tiene su razón de ser, que aquello que no nos mata nos hace mas fuertes y que tal vez algún día las entenderemos o quizás no. Vivir atrás, vivir pensando en el “porque”, en el “que hubiera pasado si” no es vida, es amarrarnos a algo sin la capacidad de avanzar o divisar con claridad todo lo maravilloso que nos rodea, todo lo que aún queda por recorrer y todo lo que nos estamos perdiendo por no querer soltar.
La vida es impredecible. Hoy estamos acá, quizás mañana no. Nada esta escrito, lo único que somos es el ahora, el momento, el presente y vivir cada día al máximo porque no sabemos con seguridad cuando va a ser el último. Agradezcamos lo que tenemos, todo lo bueno que nos rodea; queramos la vida como es, valiosa, difícil a veces, irónica y en ocasiones incomprensible.

Más empatía, menos crítica.

IMG_0084
La cara detrás del lápiz y el papel -Self Portrait BW.   Lima-Perú

Antes que nada me quiero disculpar por no haber estado subiendo cosas hace tiempo. La verdad es que tuve un problema con mi laptop y el internet no me funcionaba. La podía usar para escribir pero no para subir  entradas al blog. Por ende, tengo un par de cosas escritas que iré subiendo a continuanción, porque aquel que escribe, nunca se detiene. 

Esto que voy a contar ahora es algo que me sucedió hace dos semanas y me llevo a reflexionar en lo siguiente:  Con lo sobrevalorada que puede estar la imagen física de las personas hoy en día y cuanto nos fijamos en ello. 

Yo soy alérgica a algunos medicamentos, hoy tome una pastilla que no debí y acto seguido me intoxique. Generalmente me salen ronchas, y en pocas ocasiones se me hinchan algunas zonas de la cara, tales como el labio, ojos, párpados, etc. En este caso lo que se me hincho bastante fue el labio superior. Si bien no me agrada verme así, de igual manera opte por salir y hacer mis actividades normales. Ahora cuento esto, porque si bien de chiquitos es normal que nos quedemos mirando a personal con discapacidades o alguna malformación, con el tiempo y a medida vas creciendo dejas de hacerlo (por lo menos yo) porque entiendes que las personas son todas iguales sin importar como se vean, y no tiene ningún sentido mirarlos de algún modo que pueda herir sus sentimientos. En el transcurso de mi salida pare a poner Gasolina y baje a comprar algo, era imposible no darse cuenta de las miradas de las personas (tanto como los que atendían y los clientes); yo hice caso omiso pero no voy a mentir y decir que no me molesto porque claramente si sucedió. Digo yo entonces, porque nosotros como seres humanos tendemos a mirarnos tanto los unos a los otros, por que somos tan críticos, por que nos fijamos tanto en la apariencia de los temas. Porque lanzamos miradas despectivas que claramente pueden lastimar a la persona a la cual se dirigen. Traten de ponerse en sus zapatos y piensen si ustedes fuesen ellos y si les gustaría que los miren así. Escribo esto para que reflexionemos, para que de una vez por todas dejemos la apariencia de lado, para que seamos mas que carne y hueso, para que seamos mas humanos y cada vez mas empáticos.