Duelo.

 

IMG_0778 copy
Lima, Perú

Cuantos hemos perdido a personas en esta vida, cuantos hemos tenido que ver partir a seres que amamos, ya sea a otra vida, o simplemente por que tomaron rutas diferentes distintas a las nuestras. Cuantos hemos llorado tanto hasta ese punto en el que no podemos respirar, ese punto en el que el pecho se nos estruja tanto que duele. Cuantos hemos sentido que el mundo se nos caía encima. Cuantos hemos sentido nuestro corazón hacerse trizas y luchado por armarlo nuevamente.

Déjenme decirles que no están solos, que la perdida de alguien puede ocasionar mucho dolor, pero el tiempo es mediador de todo, y aun que sabemos con claridad que el dolor no va a perdurar para siempre, lo que nos cuesta es esperar. Se que quisieran sacarse el dolor de un porrazo, se que desean con todas sus fuerzas pararse nuevamente, centrarse en ustedes, sanar sus heridas y poder continuar. Pero créanme que entiendo lo que es sentir que el dolor aun prevalece, que un día nos sentimos mejor y nuevamente nos volvemos a caer y nos ahogamos en nuestros sentimientos.

Sin embargo lidiar por lo que estén pasando, no solo los hará mas fuertes, los hará mas sabios, los preparara para futuras experiencias y los hará crecer enormemente. Y yo se que se preguntan ¿Cuándo llega ese momento?, ¿Cuándo me voy a despertar sin sentir esta angustia, este dolor?, y la cuestión es que todos llevamos nuestro duelo de una manera distinta, y dura lo que tiene que durar. Hay personas que son capaces de superarlo mas rápido, hay otras que no, y en realidad no hay ninguna cuota escrita que indique cuando uno deja de sufrir .

¿Alguna vez se han puesto a pensar el sufrimiento viene  de la mano de la felicidad?, que son seres humanos y no son de piedra y que hay situaciones en nuestra vida que efectivamente nos harán sufrir, pero es ese dolor el que más adelante los volverá a a la vida, los hará sentir feliz nuevamente y de una manera distinta, de una manera más real. Pues empezarán a ver todo con mas claridad y podrán sonreír mirando atrás y podrán recordar sin que ya no duela mas.

Y el proceso , el proceso es lento, es tedioso, es difícil, pero depende de ustedes cuanto tiempo se quieren seguir hundiendo en ello. Solo ustedes pueden ayudarse a salir de lo que están sintiendo y como experiencia personal, no repriman lo que sienten, lloren si tienen que llorar, griten si tienen que gritar, boten todo hasta que ya no haya necesidad pero bajo ninguna circunstancia dejen que esas emociones se apoderen de ustedes mas de lo debido.

Sientan sus emociones lo mas que puedan para que entiendan con claridad en que parte de su duelo están. La primera reacción viene con la negación pues no podemos asimilar la perdida, luego nos aferramos a la ira pensando que así será mas fácil, pero una vez que botamos toda esa rabia, entenderán que sumergirse en ella mucho tiempo no es la mejor decisión. Seguido, vendrán los sentimientos de culpa y la depresión, y es normal, pues tenemos que empezar a desprender todos esos hilos que nos están haciendo daño para dejar ir, para soltar. Cuando por fin entiendan que no existen culpables, que las personas se van cuando se tienen que ir, que ya rindieron su cuota, que ya dejaron los que nos tenían que enseñar pasaremos a la pase de la aceptación. Esta última es la más importante, y quizás la  más difícil, pues es momento de aceptar la realidad, de reconocer que aquella persona no va a volver y que el mundo no se detiene, y por ende ustedes tampoco.

La vida es un enigma, e intentar descifrar porque suceden las cosas puede resultar sumamente difícil. Pero mas adelante verán las personas en las que se han convertido, y se sentirán orgullosos de ustedes mismos, pues han sabido superar una de las pruebas mas difíciles y sinceramente si no estuviéramos preparados no se nos presentarían estos obstáculos en el camino. La vida manda sus peleas mas difíciles a los guerreros mas fuertes, porque sabe que son capaces de vencerlas y por que es hora de que aprendan a leer las lecciones que estas nos dan.

Por ende, no se desanimen, sigan luchando, sigan de pie, no se dejen ir, no se tumben y se abandonen. Verán que un día se levantaran sin ese sabor amargo que sintieron tanto tiempo y se darán cuenta que todo pasa por algo. Yo aun espero ese día, pero lo espero con calma, y aunque este cansada y abrumada, no me voy a quedar de brazos cruzados, voy a continuar hacia adelante aunque todavía este dolida, con la seguridad que cuando menos lo espere mi alma y mi corazón se sentirán nuevamente liberados.

Advertisements

One thought on “Duelo.

  1. Lidiar con el dolor de perder un ser amado, es muy difícil. Las pautas que das para recuperar la alegría de vivir, son las más adecuadas.Una exposición sincera y que vale la pena tener en cuenta. Gracias por compartirla.

    Liked by 1 person

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s