Momentos.

 

_MG_6425.jpg
Arequipa, Perú

Este fin de semana tuve la suerte de viajar unos dos días a Arequipa, cambiar de ambiente y de clima vino bastante bien la verdad. Yo soy una de esas personas que se puede quedar perpleja mirando a un punto fijo por un largo rato y dos cosas pueden pasar, o ponerme a pensar en temas existenciales o simplemente respirar y estar en el momento. Debo decir que ambas cosas sucedieron, es increíble lo que uno puede llegar a a realizar cuando realmente  esta despierto.

Hace mucho no sentía tanta paz, solo basto sentarme un rato a respirar ,mientras el sol calentaba todo mi cuerpo y miraba ese cielo azul intenso. Habrán sido alrededor de 5 minutos que simplemente deje que todo lo que tenia en mi cabeza se esfumara, inundarme de lo que contemplaba, lo que oía, y lo que en ese preciso momento estaba sintiendo. Nunca me dejo de decir a mi misma lo afortunados que somos, lo afortunados que somos porque vivimos rodeado de vida y de belleza y que tantas veces no sabemos apreciar.  Mi mente se lleno de claridad, un momento conmigo misma me basto para entender estar en el ahora, en el momento, aquí. Entendí algo sumamente importante, y es mas me tome la molestia de al momento de regresar a Lima indagar un poco.

Científicamente, el ser humano tiene alrededor de 60.0000 pensamientos al día y la gran mayoría de ellos son negativos, repetitivos o atados al pasado. Ahora no puedo afirmar cuanta capacidad de memoria tenemos, pero me puse a pensar que si  vivimos sumergidos en recuerdos que nos hacen daño que y que ya no forman parte de nuestro futuro,  intentar revivirlos no es posible, porque que cada momento, cada recuerdo, son únicos e irrepetibles y jamás producen el mismo sentimiento. Hay recuerdos que son lindos, no digo que hay que exterminarlos, pero no podemos vivir atados a ellos. Todos los días se nos da un nuevo comienzo, un nuevo comienzo para construir algo, para crear momentos distintos, para generar nuevos sentimientos y sensaciones.

Porque nos cuesta tanto realmente vivir el presente, sin ataduras y disfrutar de la simpleza de las cosas. Porque dejamos que nuestra mente divague hacia pensamientos innecesarios, que evitan que nos enfoquemos en el ahora. Y la verdad es que contaminamos tanto nuestra mente que empiezan a salir a flote los sentimientos de angustia, estrés, etc. Aprendamos a dejar que  nuestra mente respire, y si la vamos a inundar que sea positivamente. No vivamos amarrados al pasado, porque ya no esta, porque lo que paso se fue, y porque la vida se sigue de una manera y es hacia adelante. Dejemos de repetirnos cosas que sabemos que nos hacen mal, porque no tiene sentido seguir buscando la quinta pata al gato. Descansemos de tanto pensar, llenemos de claridad. Vayamos a ver el mundo con otros ojos y cultivemos momentos que valgan oro, al final no se trata de la cantidad si no de la calidad de  cada uno de ellos.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s