Mi Yo Interior.

 

56825535_10155950430621576_1615441181183836160_n
La Encantada de Villa

Soy un duende. Juguetón, risueño, travieso. Vivo lleno de energía; me gusta correr de un lado a otro, saltar, bailar y reír a carcajadas. Vivo bromeando, tengo un sentido del humor muy particular, pero también puedo estar serio y callado.

De hecho, soy muy buen amigo de mi mismo; en ocasiones me gusta estar solo y disfrutar solo de mi compañía. No le temo a la soledad, en la soledad es donde salen mis ideas más grandes, donde ordeno mi mundo interior, donde analizo cada parte dentro mía y observo minuciosamente aquellas cosas que me rodean que muchas veces paso desapercibidas.

En algún momento de mi vida la idea de estar solo me aterraba, no me gustaba ponerme a pensar, no me gustaba el hecho de interiorizar tanto porque sabía que en algún momento saldrían a flote mis miedos, mis inseguridades, mis luchas internas, las heridas aún sin curar y los conflictos que no había sido capaz de enfrentar.

Con el tiempo aprendí a ser amiga de esa soledad, a abrazarla, a darle una cálida bienvenida y aceptar lo que venía de la mano con ella. Gracias a ella descubrí un sinfín de cosas mías que antes no sabía, gracias a ella fui combatiendo cada demonio que tenía adentro, gracias a ella me fui quitando las espinas, cortando la maleza y fui sembrando un jardín lleno de vida, con flores hermosas, con árboles frondosos, con riachuelos de agua cristalina y desde entonces no he dejado de regarlo.

Hoy por hoy son esos momentos de reflexión conmigo mismo en donde armo mi propio rompe cabezas, en donde agarro distintas situaciones que aparecen en mi camino y las miro con más de una perspectiva, la giro 180 grados e intento sacar lo mejor de ellas de una manera positiva. Soy un duende, y en ocasiones por mi físico se han reído de mí, me han juzgado por mi carátula mas no por lo que realmente me caracteriza. Soy pequeño, pero solo por fuera, porque por dentro soy un mar de emociones, un vaivén de sentimientos y tengo un corazón enorme; un corazón dispuesto a amar sin medidas.

No se si alguna vez han escuchado el dicho ¨Que tus manos no limiten el tamaño de tus sueños¨, bueno pienso que ese dicho lo escribieron para mí, pues no solo tengo un corazón enorme, también soy un gran soñador y dentro de mi mente absolutamente todo es posible. No existe ninguna barrera capaz de limitar aquellas cosas que realmente deseo, a pesar de que a los ojos de los demás parezcan trilladas o imposibles de alcanzar.

Advertisements

Definamos Amor.

 

56606286_10155950430966576_8889129298103894016_n
Punta Sal, Tumbes

Dos preguntas, ¿Me enamoraré alguna vez? O quizás ¿Me volveré a enamorar?.

Hace un tiempo me pidieron que escriba sobre la idea errónea que nos inculcan sobre el amor desde que somos pequeños. Desde niños nos explican lo que es el verdadero amor, nos pintan un lienzo hermoso, lleno de colores, nos hablan maravillas y nos cuentan miles de historias soñadas que no se acercan en lo minímo a la realidad. Para empezar la gran mayoría de estas historias nos explican que únicamente el amor consiste en complementar nuestras vidas junto a otra persona y dan una perspectiva equívoca sobre lo que es. En segundo lugar, también desde que somos chicos nos muestran un “modelo ideal” de la familia perfecta o la relación perfecta que nuestro padre y madre deberían tener y el problema es que empezamos a creer que si nuestra vida no se asemeja a lo que se nos muestra, entonces hay algo disfuncional. La cuestión es que no existe tal perfección, cada núcleo familiar es distinto, las personas que la componen son distintas y las relaciones también.

Más alla de eso, desde pequeños nos ciñen tanto la idea de como algo debería funcionar y al no lograr encajar las piezas como “deberían” nos frustramos y no entendemos que esta mal con nosotros mismos. Les digo que no hay nada malo, que no vivimos en una película de disney, que la vida a veces es dura, que no todo funciona como queremos y que vamos a encontrarnos perdidos en más de una ocasión. Entonces, ¿Por que no nos enseñan a enamorarnos de nosotros mismos primero? , ¿Por que no nos enseñan a querernos, a valorarnos como seres únicos e independientes?, ¿Cuál es la necesidad de buscar desmedidamente amor a través de otras personas?.

El amor parte de uno, no podemos amar si no sabemos querernos primero. Por el amor se lucha, se llora, se sufre y se hacen sacrificios por el. El amor es una responsabilidad enorme, una responsabilidad que no podemos tener si no la entendemos de lleno. A mí misma me costo darme cuenta de eso, pues es imposible estar bien con los demás, dar amor a los demás si primero no lo hacemos con nosotros mismos. Enamorémonos de nosotros primero,  valemos oro y no necesitamos de nadie para que nos lo diga.

Les respondo las primeras dos preguntas de la siguiente manera; miren a su alrededor, abran sus ojos, abran la mente, enamorensé no solo de ustedes sino de todo lo que los rodea, de la vida en sí, de los fuertes lazos forjados con familiares y amigos. Enamorénse de la naturaleza, de todo lo que el mundo tiene para ofrecer y la armonía que viene de la mano junto con el. Salgán y observen el mundo con otros ojos, pues todos los días descubrimos algo nuevo y todos los días (si lo permitimos) nos podemos enamorar. Enamorénse de estar VIVOS, de estar de pie, de existir y de la suerte que tienen de hoy estar aquí, respirando y con un corazón palpitante.