Voz y Palabra.

 

_MG_8326
Homa Terapia, Lima, peru

No hace mucho tiempo me volví aficionada a leer. En el colegio leía lo que me asignaban pero nunca buscaba un libro y lo leía por decisión propia. No era falta por de interés, simplemente no lo había intentado ni había descubierto el mundo maravilloso que uno descubre cuando a través de las hojas te sumerges en otra realidad y te llenas de un sin fin de emociones y lecciones enriqueciendo cada parte de tu ser. Poco a poco las letras y las palabras se convirtieron en algo sumamente importante para mi  y a raíz de ello empecé a escribir. Ahora por que cuento esto, pues en el momento que nos entregaron en la clase los libros de “Voz y Palabra” escrito por Manie rey, como un “préstamo” supe que no iba poder escribir en los márgenes como siempre lo hago y tuve que ingeniármelas a través de la tecnología para apuntar paralelamente cada cosa importante que encontraba mientras iba pasando las páginas. Usualmente mi elección de libros son aquellos que hablan de cosas reales, que dejan me dejan enseñanza, o que me hagan reflexionar sobre muchas situaciones en la vida o en mi misma como persona. No creí que este libro iba a ir mas allá de algo técnico o informativo pero debo decir que ni bien comencé con la lectura no pude detenerme hasta terminarlo.

Algunos meses atrás había escrito algo acerca de la comunicación, de la manera en la que muchas veces los mensajes que transmitimos o nos transmiten se tergiversan y no logramos que la otra persona llegue a entender lo que realmente queremos decir y viceversa. Siempre he considerado que las palabras tienen un peso sumamente importante, que es lo que en efecto  nos permite  comunicarnos y entablar relaciones con el prójimo. Yo siempre he sido la clase de persona que le resulta mucho mas fácil expresarse a través de la escritura y no oralmente y es por eso que después de leer el libro entendí la necesidad de poder hacerlo de las dos maneras.

Ahora dicho esto quiero dejar en claro  los puntos que mas me hicieron reflexionar al leer este libro y el por que considero que realmente merece la pena leer, por que mas allá de que resulte fácil hacerlo  por la claridad con la que se desenvuelve, el contenido es realmente interesante y valioso. Tengo que decir que me parece increíble como la autora, a través de su trabajo como locutora pueda haber escrito este libro que en cierto modo se relaciona a lo que ella hace pero va mucho mas allá de eso, habla de su experiencia, de lo que ella ha aprendido  a raíz de la locución y el porque le tiene tanto respeto.

Si nos ponemos a pensar, la voz es el instrumento y la expresión de nuestra alma, es el reflejo de nuestros sentimientos y por ello es de suma importancia cuidarla, aprende a manejarla y sacar lo mejor de ella. La comunicación efectiva en otras palabras es aquella que nos da la posibilidad de dar y recibir, es aquella que nos permite comunicar un mensaje que realmente tenga peso y que este sin mayor dificultad sea entendido por el receptor perfección . Es de suma importancia lograr que haya una retroalimentación al momento de comunicarnos, que podamos beneficiarnos los unos a los otros y es indispensable para convivir pacíficamente. Por ello no solo basta con hablar, pues para poder lograr esa retroalimentación, es importante tener una mente clara y centrada, que nos permita estar enfocados en el presente, reconciliarnos con nuestro pasado y vivir sin temor al futuro. Otro punto que realmente capto mi atención fue la comparación entre hombres y mujeres al momento de hablar, y sucede que en la comunicación  existe una gran diferencia por naturaleza. Se que muchos se sintieron identificados al leer ese párrafo (o por lo menos yo) en el que decía que las mujeres al momento de hablar somos mucho mas emotivas, complicadas y profundas, pues solemos contar nuestros problemas sin ninguna dificultad y hablar de situaciones que nos tienen mal, nos angustian y desatan una gran variedad de sentimientos. Los hombres por otro lado son mas directos y enérgicos, y mientras ellos van directo al grano, nosotras podemos darle mas de una vuelta al tema hasta llegar a lo que realmente queremos decir.  Pero mas allá de eso, así seamos hombres y mujeres muchas veces no le damos la importancia suficiente  a la forma en la que nos comunicamos, es decir a pensar antes de hablar, en utilizar un lenguaje corporal fácil de identificar, en practicar la empatía y en modular nuestro tono de voz. Estos factores si no son utilizados pueden ocasionar malentendidos, o ofender (quizás sin querer) al prójimo. No es necesario gritar para ser escuchado, lo que hace falta es vitalidad, es trabajar en nuestro lenguaje y hacerlo convincente. Todos debemos ser capaces de que nos presten atención, nos entiendan y nos crean.

Yo soy la clase de persona que prefiere escribir lo que siente, pues es mucho mas fácil para mi expresarme de esa manera, tengo tiempo para pensar, para poner en orden mis ideas y lograr comunicar exactamente lo que quiero decir; sin embargo, después de leer el libro me di cuenta que muchas veces, al decir las cosas escritas y no oralmente, sucede muchas veces que esas palabras se pueden malinterpretar, pues la persona que las lee no puede saber con certeza con que tono o intención fueron elaboradas y en realidad al final solo yo se lo que quiero decir. Es de suma importancia tener cuidado con las palabras que se escogen al momento de redactar algo y que sea lo mas conciso posible para evitar malentendidos, así como también es  importante aprender a modular nuestra voz al momento de hablar e intentar transmitir exactamente lo que sentimos.

Esta claro que la comunicación hoy en día se ha visto limitada por la tecnología y los aparatos electrónicos, y cada vez utilizamos menos el lenguaje oral, dejamos de lado la comunicación real y nos volvemos esclavos de comunicar todo a través de una pantalla. Los niños deberían de crecer de una manera distinta, los padres deberían inculcarles desde chicos la comunicación oral y el uso correcto del lenguaje pues sino mas adelante la dificultad para hacerlo puede tornarse abismal. No dejemos que la tecnología se apodere de nosotros, trabajemos en escuchar y ser escuchados, en mantener contactos y relaciones de verdad.

En conclusión, nuestra manera de hablar y comunicarnos nos define, proyecta lo que somos. Es la forma de salir de la soledad y el aislamiento, a través de la expresión. No podemos dejar de lado la practica de nuestra comunicación, pues es lo que nos permite enriquecer conversaciones,  comunicar ideas, relacionarnos con los demás. Es de gran importancia tener un lenguaje verbal amplio, aprender a manejar nuestra voz, a acompañarla con nuestro cuerpo y las palabras adecuadas. No usemos las palabras para dañar al prójimo, utilicémosla sabiamente, siempre con cuidado de no herir a los demás, pues todos tienen un mundo y un autoestima diferente y debemos aprender a identificarlo para comunicarnos de una manera adecuada. Hablemos como en ciertas ocasiones nos gustaría que nos hablen a nosotros y no hagamos lo que no deseamos que nos hagan. Aprendamos a diferenciar contextos, a modular nuestra forma de hablar según donde estemos o a quien le hablemos, entendamos que el respeto guarda respeto y para cada situación existe una comunicación particular. Tengamos en cuenta siempre de pensar antes de actuar, de no decir las cosas por decir, de no gritar y agredir a los demás ya que no conducen a nada; lo único que logran  es la imposibilidad de escucharnos los unos a los otros, de levantar mas la voz, de llenarnos de odio, nublarnos el juicio y distanciarnos de las personas. Y por último, aprendamos a respirar, a relajarnos, a controlar nuestra energía y a guardar nuestro aire para no cansarnos al momento de hablar y cuidemos de la única voz que tenemos.

Advertisements

Somos el “Ahora”. [Soltemos, centremonos en el presente, vivamos el momento]

_MG_0378
Punta Hermosa, Lima, Peru. 

 

La vida quita así como también da. Muchas veces intentar comprender los misterios de esta o las piedras que nos pone en el camino resulta sumamente difícil de hacer, cuando en realidad hay cosas que quizás nunca logremos entender por completo.
Es natural en los humanos buscarle el sentido a todo lo que sucede, a buscarle una razón, a intentar armar las piezas de un rompecabezas imposibles de encajar en lugar de dejarlo atrás y seguir para adelante. Vivir atados a los problemas, a situaciones pasadas que no les encontramos sentido y seguir viviendo pensando en ello, solo ocasiona dolor, angustia y tristeza. Es verdad que el dolor es inevitable, pero es verdad que también es pasajero y seguir sufriendo es opcional.
Yo veo las cosas de un modo, si no las entiendo y empiezan a ser una carga para mi opto por no seguir con mi cabeza sumida en ello, opto por pensar que todo sucede por algo, que todo tiene su razón de ser, que aquello que no nos mata nos hace mas fuertes y que tal vez algún día las entenderemos o quizás no. Vivir atrás, vivir pensando en el “porque”, en el “que hubiera pasado si” no es vida, es amarrarnos a algo sin la capacidad de avanzar o divisar con claridad todo lo maravilloso que nos rodea, todo lo que aún queda por recorrer y todo lo que nos estamos perdiendo por no querer soltar.
La vida es impredecible. Hoy estamos acá, quizás mañana no. Nada esta escrito, lo único que somos es el ahora, el momento, el presente y vivir cada día al máximo porque no sabemos con seguridad cuando va a ser el último. Agradezcamos lo que tenemos, todo lo bueno que nos rodea; queramos la vida como es, valiosa, difícil a veces, irónica y en ocasiones incomprensible.

Más empatía, menos crítica.

IMG_0084
La cara detrás del lápiz y el papel -Self Portrait BW.   Lima-Perú

Antes que nada me quiero disculpar por no haber estado subiendo cosas hace tiempo. La verdad es que tuve un problema con mi laptop y el internet no me funcionaba. La podía usar para escribir pero no para subir  entradas al blog. Por ende, tengo un par de cosas escritas que iré subiendo a continuanción, porque aquel que escribe, nunca se detiene. 

Esto que voy a contar ahora es algo que me sucedió hace dos semanas y me llevo a reflexionar en lo siguiente:  Con lo sobrevalorada que puede estar la imagen física de las personas hoy en día y cuanto nos fijamos en ello. 

Yo soy alérgica a algunos medicamentos, hoy tome una pastilla que no debí y acto seguido me intoxique. Generalmente me salen ronchas, y en pocas ocasiones se me hinchan algunas zonas de la cara, tales como el labio, ojos, párpados, etc. En este caso lo que se me hincho bastante fue el labio superior. Si bien no me agrada verme así, de igual manera opte por salir y hacer mis actividades normales. Ahora cuento esto, porque si bien de chiquitos es normal que nos quedemos mirando a personal con discapacidades o alguna malformación, con el tiempo y a medida vas creciendo dejas de hacerlo (por lo menos yo) porque entiendes que las personas son todas iguales sin importar como se vean, y no tiene ningún sentido mirarlos de algún modo que pueda herir sus sentimientos. En el transcurso de mi salida pare a poner Gasolina y baje a comprar algo, era imposible no darse cuenta de las miradas de las personas (tanto como los que atendían y los clientes); yo hice caso omiso pero no voy a mentir y decir que no me molesto porque claramente si sucedió. Digo yo entonces, porque nosotros como seres humanos tendemos a mirarnos tanto los unos a los otros, por que somos tan críticos, por que nos fijamos tanto en la apariencia de los temas. Porque lanzamos miradas despectivas que claramente pueden lastimar a la persona a la cual se dirigen. Traten de ponerse en sus zapatos y piensen si ustedes fuesen ellos y si les gustaría que los miren así. Escribo esto para que reflexionemos, para que de una vez por todas dejemos la apariencia de lado, para que seamos mas que carne y hueso, para que seamos mas humanos y cada vez mas empáticos.

Volar

_MG_8186
Lima, Peru
Volar, una palabra que varios conocemos pero que sabemos que su literalidad es imposible. Es decir, ninguno puede lanzarse de un edificio y levantar vuelo, tal como lo hacen las aves, pues claramente sabemos que el resultado seria una caída fatal.
De igual manera muchos tampoco pueden darle el uso a la palabra de otro modo, y con esto me refiero a lanzarse a la piscina, a atreverse, a hacer cosas por primera vez por mas de que causen pavor, por mas de que sabemos que existe una posibilidad de que caigamos o tropecemos y después sea imposible ponerse de pie.
 
Somos muchos los que vivimos nuestra vida siguiendo ciertos parámetros o dentro de un margen, y esforzándonos a como de lugar en no salirnos de el. Somos muchos los que elegimos ir por el camino seguro, hacer lo que se nos dice, no arriesgarnos y no tomar decisiones que no nos cubre el “seguro de vida”. La vida no es eterna, en un dos por tres puede deslizarse por nuestros dedos y uno nunca sabe cuando se va a terminar. Sucede con frecuencia que le ponemos a nuestra vida una fecha de expiración cuando en realidad no tenemos idea que lo que nos depara, sucede que vivimos tan ceñidos al sistema (como una especie de calcomanía) que intentamos hacer las cosas al pie de la letra y cuando despertamos y miramos atrás nos damos cuenta que en realidad no hemos vivido nada ni aprovechado de la manera que deberíamos. No hay un tiempo exacto, no existe el “soy demasiado mayor para intentarlo” o el “no debería perder tiempo haciendo esto”. La edad no es una restricción, el tiempo es relativo, y si haces algo que te apasiona y lo disfrutas entonces es un hecho que aquello no fue tiempo perdido.
 
No vivamos para ser una oveja mas del rebano, o personas cortadas por la misma tijera, vivamos según nuestras propias creencias, según nuestros deseos, dejemos que de vez en cuando nuestros impulsos se apoderen de nosotros. Despertemos la adrenalina que tenemos dentro, intentemos cada día de hacer algo diferente, de vencer aquellas cosas a las que tememos. Demonos tiempo para entendernos, para respirar, para descubrir que es lo que realmente queremos, para viajar, para expandir nuestros horizontes y hacer uso de nuestra libertad como se supone que deberíamos. Por ello, volemos, volemos hacia otras dimensiones, dejemos atrás la opinión de los demás, la critica, los miedos. Demos un salto al vacío, seamos avezados, pues no sabremos de todo lo que perdemos si es que realmente no tratamos.

Siempre hay una luz al final del túnel.

 

_MG_8262
Punta Hermosa, Lima Perú

 ¿Alguna vez han sentido que no pueden continuar mas?, Que nada encaja como quieren, que todo va yendo de mal en peor y no encuentran la manera de salir de ello. Es natural en las personas que los problemas ya sean grandes o pequeños se vuelvan en una carga imposible de tolerar y sucede constantemente que tendemos a magnificarlos. Problemas hay de todo tipo, situaciones difíciles de sobrellevar aparecen constantemente y quizás podríamos haberlas evitado, pero una vez que algo ya esta hecho no podemos volver atrás y si nos quedamos pensando en aquello no vamos a poder avanzar hacia adelante.

Usualmente nos quedamos pensando en el pasado, en los errores, las equivocaciones, y es normal que al no encontrar solución a nuestra propia crisis interior nos inclinemos a ver todo de una manera negativa y a no ver una luz al final del túnel. Ahora, decirlo es sencillo, difícil es aplicarlo, pero constantemente debemos tener en cuenta que no hay problema del cual no se pueda salir, que no podemos vivir amargados con la vida en general y nos quedemos atados a algo que ya quedo atrás y lo único que hace es jalarnos hacia abajo. Seamos inteligentes, no nos quedemos mirando nuestros pies cuando adelante esta la realidad. Busquemos darle otra perspectiva a nuestras adversidades, veamos la manera de no dejar que ciertas situaciones nos nublen por completo y nos mantengan en un estado insano, depresivo y molesto.

Lo que sucedió, sucedió y no pudo haber sido de otro modo para que podamos aprender de ello, para que recapacitemos, para que nos hagamos mas fuertes y sobre todo para seguir avanzando con la mejor actitud posible. No nos cerremos tanto, busquemos el lado bueno de las cosas, inundemos nuestra mente de pensamientos positivos, miremos a nuestros alrededor y comprendamos que hay mucho por lo que vivir, que la vida misma es un enigma, que si te quita, también te da, que frecuentemente van a aparecer obstáculos en nuestro camino y no por ello vamos a dejar de vivir. La vida no siempre es un jardín de rosas y no podemos pretender que sea así. Los baches y los sube y bajas van a estar siempre presentes, pero nunca en vano, siempre tienen su razón de ser. Si llegamos a entender esto empezaremos a ver todo con más claridad y comenzaremos a manejar aquellas situaciones complicadas de una manera distinta y con una visión diferente. El Mundo no se detiene cuando uno esta mal, este sigue su curso, y por ende nosotros también.

¿Por qué escribo?

_MG_8306
Punta Hermosa
Es quizás la pregunta que muchos me hacen, o en ocasiones yo misma me he hecho también. Desde chica me decían que tenía la habilidad de expresarme a través de las palabras con facilidad. No hace mucho tiempo atrás, descubrí que estas me sacaban de un vacío y me fue invadiendo una pasión por las letras que había estado oculta y desconocía.
 
Ya sea en prosa en verso, descubrí el poder de las palabras al pensarlas y ponerlas sobre un papel en blanco. El arte de escribir, el arte de expresarse libremente, me ayudó a entender muchas cosas mías que quizás antes no veía.
 
Yo pienso, luego escribo e hilo por hilo confeccionó cada oración. Yo pongo a través de las letras toda experiencia y vivencia que han marcado en mi una diferencia. El escribir es mi manera de botar todo aquello que me pesa hacía afuera, de ordenar cada pensamiento que llevo en la cabeza, de sacar los clavos incrustados en mí corazón y de limpiar mi mente completamente.
 
No hay para mí mejor manera de realización que la expresión a través de la escritura, de aquella sensación de liberación cada vez que que culminó un texto. Las letras se convirtieron en mi salvación en más de una ocasión. La literatura se volvió una fascinación; los libros, los poemas, me trasladaron a otra dimensión y cada uno de ellos me abrió las puertas a nuevas fuentes de inspiración que de a pocos fueron nutriendo mi intelecto.
 
Resulta que el dolor es menos cuando es plasmado en palabras, las cadenas se sueltan y la libertad alcanza su cúspide al poder manifestarse sin ninguna restricción. Letra por letra, palabra por palabra, jugando con los verbos y las conjugaciones soy capaz de alcanzar mi autonomía. Soy capaz de conocer cada día más de mí misma, y me permite, sin escrúpulos, mostrarle al resto quien soy. Yo escribo porque deseo, escribo porque en ocasiones es lo único que me mantiene firme e intacta ante cualquier situación.

Recuerdos

 

_MG_8838
Villa Sur – km 112

Cierro los ojos y todo
es bello. Cierro los ojos y Vuelvo a aquéllos Momentos donde la tranquilidad No era tan solo un destello.

La nostalgia invade cada parte
de mi, las ganas que tengo
de volver hacia atrás invaden mi cabeza de aquellos momentos que aún llevo vívidos e intactos.

Si bien no es de cuerdos llevar
Recuerdos por obsesión, no es aquello lo que impulsa mi mente a pensar en ellos y sentirlos vivos en el presente.

Después de un largo tiempo no volvía al pasado, pues resultaba pesado pensar que en algún lado estaba viviendo dentro de un sueño y ahora me encontraba plantada con los dos pies clavados encima de una superficie cubierta de espinas.

No hace mucho los recuerdos me causaban dolor, no hace mucho me causaban tristeza, y cansada de aquella sensación de desesperación deje de soñar despierta y fui apagando de mi memoria lo que no quería llevar más en mis pensamientos.

Sin embargo, después de un largo tiempo, entiendo que esos momentos que llenaban mi interior de dicha y felicidad, que me hacían respirar con excelsa tranquilidad, no eran dignos de olvidar o mirar con angustia. Y hoy de repente los veo diferente.

No fue corto el tiempo que sufría por dentro, no fue corto el tiempo que mi andar, tedioso, teñía mis días de gris y nublando lo que tenía en frente, todo se volvía amargo, todo se tornaba agrio.

Mi tolerancia donde antes estaba y donde la vida me llevo se agoto, y eran las lágrimas que corrían sobre mis mejillas las que empezaron a inundar mis días.

Días, meses, años
transcurrieron velozmente.
Y poco a poco todo fue virando todo en otra dirección.

Aquellos recuerdos que me estrujaban el corazón, se convirtieron en algo que no quería olvidar, pues al hacerme tan feliz en algún punto de partida empezaron a dibujar en mi una sonrisa, tímida, y cada vez más definida.

Hoy particularmente , han vuelto a mi memoria como un flash un sin fin de recuerdos, un sin fin de momentos, un sin fin de vivencias y experiencias que había suprimido por completo.

Hoy entiendo que la vida es un enigma, que nunca sabes por donde te va a llevar ni que cartas te van a tocar. Entiendo que cada instante es particular y si es que es tan especial hay que recordarlo como tal.

Todo lo que sucedió atrás, sea bueno o malo, no merece ser olvidado, todo lo que he atravesado, en un pasado quizás no tan lejano, me hacen lo que soy hoy, me definen, y marcan en mi tatuajes permanentes que en efecto llevo para siempre.

Ya nada duele, ya nada es sinónimo de sufrimiento. Todo lo que fue, todo lo que pasó, es lo que soy. Todo lo bueno, todo lo aprendido es algo que ahora  llevo conmigo.

Son todas esas cosas razón y motivo para tener en claro que sí la vida me pesa hoy, mañana será otro día y es cuestión de tiempo para que mi camino tome otro rumbo y vuelva en mi aquella paz que tanto anhelo.

Vivir, no solo existir.

 

_MG_0873
La Herradura, Lima

21 años, 2 países diferentes, 4 carreras distintas y aún puedo afirmar que sigo buscando mi camino, que sigo buscando a donde pertenezco, que sigo teniendo dudas, inseguridades, miedos. Salí a explorar otros continentes con el punto de encontrarme a mí misma, y aunque en parte cambie mi visión por completo y aprendí una gran cantidad de cosas,  dentro de esa búsqueda también me perdí en mas de una ocasión. En mi experiencia, por lo que he visto a mi alrededor  varias personas se asemejan en algo en particular.

Nacemos, crecemos e inmediatamente sabiendo poco o nada somos expulsados al mundo con la presión encima que impone esta sociedad de ser parte del sistema, de crecer de golpe, de estudiar algo que probablemente no nos agrade y tan solo por creer que es esa la única manera de ser alguien en esta y llegar a ser felices. La realidad es que más de uno no sabe  lo que esta haciendo, ni hacia donde van, ni para donde caminan. Más de uno vive quemando etapas, perdiendo años de su vida, corriendo a pasos agigantados por querer acabar algo cuanto antes, por seguir cada cosa al pie de la letra, por complacer al resto, por creer que mientras mas rápido es mejor y por  que de alguna manera u otra están seguros que de ese modo su futuro esta asegurado. Lo cierto es que  nada es seguro, que el futuro es incierto, que no podemos predecir que es lo que va a pasar, que nada salga como lo planificamos y que aquel tiempo al final se convierta en tiempo perdido. 

La pregunta que siempre me hago, es cual es la necesidad de correr, cual es la necesidad de apurarse, por que no nos tomamos un tiempo para respirar, para vivir de verdad, para encontrar lo que realmente nos llena, lo que nos mantiene tranquilos, balanceados e equilibrados. Porque seguimos viviendo en un mundo tan esquematizado, porque seguimos dándole tanta importancia a la opinión de los demás, porque nos frustramos de sobremanera cuando tranquilamente podríamos avanzar a nuestro propio compás, sin ataduras, sin presiones. El tiempo es relativo, no existe una edad exacta para definir el momento en el que vamos a llegar a encontrarnos a nosotros mismos y logremos aquellas cosas que queremos hacer. El tiempo es algo  valioso, digno de aprovechar y darnos la oportunidad de realmente vivir, ampliar nuestros horizontes, aprovechar sabiamente aquella libertad con la cual hemos nacido cada uno de nosotros. Por que nos exigimos tanto, por que nos llenamos de piedras que claramente no podemos cargar y esperamos el momento en que exploten sobre nosotros y quede todo esparcido por todos lados. 

Creo que no hay nada mas placentero que encontrar lo que realmente nos gusta y vivir para ello, ya que de otro modo no sería vida. No sería vida si vivimos por obligación, si realizamos cosas que no nos agradan tan solo por el hecho de sentir que es fundamental para nuestra existencia. La felicidad no se compra, la felicidad no se consigue a través de cosas superficiales, tengamos el trabajo que tengamos, hagamos lo que hagamos, si realmente no nos complace entonces no tiene ningún sentido. Empecemos a priorizar lo que esta dentro nuestro, de encontrar aquello que no no nos ate hacia abajo, de vivir para uno y  nadie mas, de andar a nuestro propio paso, de vivir simple y  de no correr antes de andar.

Hay quienes piensen que quizás he perdido tiempo, que soy una persona inestable, que no me puedo mantener a gusto en un lugar, y quizás sea cierto; pero  aquel tiempo para mi ha sido necesario para llegar a donde estoy hoy, para descubrirme  a mí misma, para estar cada día mas cerca de vivir plenamente según lo que yo quiero y me apasiona, para ser cada día mejor y  darme el lujo teniendo la  edad que tengo, de perderme y encontrarme, caerme y levantarme,  hacerme cada día más fuerte y volverme en alguien de la cual este orgullosa. Yo he dejado muchas cosas, pero abandonar algo no es sinónimo de darse por vencido, al contrario, es sinónimo de valentía, es dejar algo para ir en la búsqueda de lo que es mejora para nosotros verdaderamente puede hacernos felices. Sé que no soy la única, sé que como yo hay un montón, sé que cada vez son más los que se sumergen en esta búsqueda que parece eterna y que lo hacen por el mismo motivo y  la misma razón. Sé que varios ya se cansaron de ser uno mas del montón, de ser un peón, de vivir como robot. Sé que las personas están cada vez mas despiertas, con la mentalidad más abierta y tengo la certeza de que de poco a poco van a ser muchos más. 

Entendamos que existir no es lo mismo que vivir, que la dicha, la felicidad y el sosiego no se consiguen de un día para otro, no se obtienen si realmente no se buscan y no lo deseamos. Cada decisión que tomamos, cada camino por el que optamos (ya sea el correcto o el equivocado) son parte de la trayectoria que nos permitirá  convertirnos en la persona que en un futuro tanto ansiamos. Y quizás si, yo avanzo más lento que el resto, pero yo no me comparo; avanzo con seguridad, a paso firme  y es lo que me permite vivir tranquilamente. Todos nacimos con un propósito, todos merecemos vivir verdaderamente, todos ansiamos que el día de mañana podamos decir que nada fue en vano, que nuestra vida no se esfumo entre nuestros dedos e hicimos todo aquello que quisimos y aprovechamos cada segundo de ello. No intentemos caminar antes de gatear, no intentemos correr antes de caminar, y no tratemos de levantar vuelo antes de aprender a saltar. No nos amarremos a nada ni a nadie y soltemos las cadenas que nos tienen atados y no nos dejan avanzar, manteniéndonos estancados en un mismo lugar. 

Comunicación Torcida’

 

_MG_0284.jpg
Máncora, Norte del Perú

Las noticias viajan a la velocidad de la luz, estas llegan de un lado a otro no necesariamente con la misma información, pues  en el camino van perdiendo partes o se le van adhiriendo otras y van tomando otra forma y contenido llegando al receptor de una manera totalmente equívoca y probablemente con una intención con la cual no fueron emitidas. De esta manera en muchas ocasiones nos hemos visto metidos en embrollos por cosas que no dijimos o hicimos y en efecto terminamos culpando a aquella persona que torció nuestras palabras, las modifico a su manera, o contó algo sumamente intimo de nosotros y lo tergiverso  a su gusto. 

La comunicación es vital, es lo que nos mantiene conectados con los demás, con el mundo y con absolutamente todo. Pero antes de hablar, de contar algo, debemos pensar dos veces que tan fiable es la persona con la cual hablamos, cual es el nivel de confianza que hay entre las dos y cual va a ser su recepción ante lo que le digamos. Muchas veces es mejor quedarse callado, muchas veces la única persona confiable es uno mismo y muchas veces nos olvidamos que son muchos los humanos que tienen la necesidad de comentar de la vida de otros y esto por que no tienen nada más interesante que hacer y quieren estar donde revienta la bomba o  ser los causantes de su explosión.

Desgraciadamente por naturaleza dentro de esta sociedad las noticias se convierten en chismes, llegan a los oídos de alguien de una manera y así sucesivamente van llegando a los oídos de otros totalmente retorcidas y alteradas. Seamos inteligentes si queremos evitar que un grano de arena no se vuelva en una pelota que va creciendo cada vez más. No seamos de aquellos que usan las desgracias de los demás para alardear, para llamar la atención. No seamos parte de aquellos en los que no se puede confiar, no seamos uno mas del montón. 

Aprendamos a escuchar, aprendamos a guardar silencio, aprendamos a cuidar nuestra relación con los otros, a dejar que cada quien arme su reputación por su cuenta y no por algo que nosotros hayamos contado sobre ellos. Utilicemos la comunicación sabiamente, aprovechemos la facilidad que hoy por hoy se nos ha dado para estar conectados, hagamos cosas grandes, útiles,  busquemos a través de lo que decimos influir en los demás de una manera positiva y seamos nosotros caminando con nuestros zapatos y no con los de otros.  

Humanos

 

_MG_8473
Punta Hermosa

Niños jugando a ser adultos. Adultos jugando a ser niños. Niños que crecen de golpe y carecen de sentido. Adultos que se niegan a comportarse según su edad y sus responsabilidades.

Es irónico. Hay quienes no desean crecer, estancándose dentro de un mismo papel. Mientras que hay otros que ansiosos buscan dejar al pequeño niño atrás para empezar a realizar lo que como grandes dentro de su mente creen que pueden alcanzar.

Son los papeles invertidos de cada individuo que los llevan a ubicarse en posiciones totalmente incoherentes, o que los llevan a exponerse a situaciones no correspondientes.

Por que será que nadie ya sabe vivir a su tiempo y a su edad. Por que será que esta sociedad funciona retorcidamente hacia atrás. Porque será que en vez de avanzar retrocedemos cada día mas.

El humano de a pocos ha ido perdiendo su esencia, el humano de a pocos  ha dejado de comportase con decencia. El humano de a pocos ya no sabe quien es, no sabe donde esta, ni mucho menos sabe a donde va.

Se podría decir que se ha quedado en algún lugar extraviado el manual de como cada quien se tendría que comportar , y esto es debido a las malas decisiones que últimamente las personas en su mayoría deciden tomar. Se quedo la razón en un rincón y nos volvimos marionetas de aquellos que dicen gobernar este planeta.

La libertad ya no es usada con inteligencia y su abuso es la causante de toda imprudencia. Las limitaciones quizás esquematizan este mundo de una manera en particular. Y si, aunque es verdad que no debería haber alguien diciéndonos como actuar  aparentemente nos hemos olvidado como uno en realidad se debería comportar.

La cuestión es sencilla, el mundo no puede caminar ni funcionar normal si es que aquellos que lo habitan no saben como tratar con el o con los demás. Son muchos los que han dejado de actuar moral y razonablemente y técnicamente es lo que deberíamos de llevar en primer lugar.

No es sinónimo de libertad hacer lo que a cada quien le plazca, cuando esta puede llegar a dañar no solo a uno si no a los demás. No es correcto vivir pensando en uno mismo, ni vivir sumidos en un mundo tan aislado, en donde nada ni nadie importa y la decencia se va volviendo cada vez más sucia y hedionda.

No debemos dejar atrás lo que por naturaleza debemos ser, el motivo por el cual estamos acá. No podemos hacer la vista gorda y olvidar cuales son los papeles que hoy por hoy a cada quien le toca, teniendo en cuenta que la humildad y la pureza son dos cosas que no podemos descuidar.

No nos podemos guiar por lo que diga el resto, no trotemos cuando no hay nadie siguiéndonos atrás, no levantemos armas sin reflexionar. Hoy en día este mundo que habitamos, dañado y enfermo, pide a gritos que busquemos dentro  y recuperemos nuestra humanidad.

Hoy en día es grande la necesidad de dejar de jugar con juegos de mesa y casitas de madera y de empezar a actuar con inteligencia y según nuestra capacidad de pensar, pues por algo cada ser humano nace con ella y desarrolla con el paso del tiempo.