El poder de la mente’

 

_MG_2288
Retratos, Rodrigo Rivera

Ya voy varios meses sin escribir y creo que lo podría definir como un bloqueo mental; un bloqueo que últimamente  he sentido en varios ámbitos de mi vida y por ello no me he sentido en capacidad de escribir. En algún momento he hablado del cambio, de las emociones, de los sube y bajas, de caerse y volver a levantarse, del poder de los pensamientos.

Estos meses me he encontrado muy ensimismada , absorbida por los estudios,  apartando todo lo exterior y a las personas que me rodean. Han sido meses en donde he atravesado situaciones complicadas y he optado por hacer de la vista gorda y dejarlos de lado. Sin embargo, resulta que es el peor error, pues eventualmente si uno no digiere los problemas como debería estos se juntan y se llega a un punto en el que te agobian tanto que te hacen explotar. La solución no es evadirlos , ni mucho menos darle tantas vueltas a una situación, sobre pensar o analizarla más de la cuenta. Esto último lo único que hace es producir estrés, llegar a conclusiones erróneas y agobiarnos.

Es cierto que todos tenemos problemas, pero al final somos nosotros los que hacemos de ellos más grandes de lo que son.. y en realidad, ¿Que son los problemas?. Aquellos que definimos problemas son creados por nosotros mismos según las situaciones que se nos presentan. Si aprendemos a  responder a ellos, si logramos manejarlos, si sabemos que todo es producto de la mente; sabremos como evitar que se vuelvan una carga innecesaria e imposible de tolerar.

La mente es un arma de doble filo, es maravillosa y a su vez tiene la facilidad de hundirnos si le damos pie a la negatividad o nos decimos constantemente que todo está mal. Todo sale de adentro hacia afuera y la mente escucha, absorbe y trabaja, si la llenamos de mucha energía negativa y si la usamos excesivamente para sobre analizar todo aquello que  nos sucede, entonces no vamos a poder estar en paz y nos vamos a angustiar mas de la cuenta. Lo más complicado es quizás aplicarlo, pero una vez que lo asumir y  lo entendemos es cuestión de tiempo cambiar el chip, ver las cosas desde otra perspectiva e  inundarnos de positivismo y de aliento para lograr pensar de otro modo para estar mejor con uno mismo y con los demás.

Por último, si bien cambiamos y evolucionamos para bien, es normal retroceder, es normal tocar fondo y es normal tropezar mas de una vez. Lo que tenemos que tener claro es que si retrocedemos, si nos caemos, si empezamos a hundirnos, tenemos que avanzar de nuevo, tomar aire y seguir adelante, porque lo último que se pierde es la esperanza y por qué aquello no es más que parte de nuestro aprendizaje y  del proceso para seguir creciendo. Y si, jode y a veces causa frustración, pero no podemos dejar que se apodere de nosotros, por que somos más fuertes de lo que creemos y somos al final nosotros decidimos si nos vamos a ahogar o no.

Advertisements