Cuando el ser interior habla.

 

_MG_7903
Atardecer en Kaya, Peru

Hace un tiempo escribí una entrada acerca de porque escribo. Debo decir que deje de lado por un tiempo el blog por que estaba sumergida en diversas cosas, diversos problemas y poco a poco empece a sentir que me estaba perdiendo de nuevo, que me estaba dejando ir, que estaba dandole importancia a otras cosas en lugar de enfocarme en mi. Por mas de que estaba consciente de esto, no hacia nada al respecto, simplemente lo dejaba pasar, y mis días empezaron a sentirse amargos, difíciles de llevar, tristes, confusos y me aterre de volver al pasado y perderme por completo. Sin embargo, todo sucede por algo. Ayer recibí un mensaje de una tía lejana la cual al enterarse de mi lesión  y las 6 semanas de reposo explicándome que había leído que cuando pasan cosas como estas el cuerpo o mi ser interior buscan esa inmovilidad primero como lección, y sobre todo porque hay muchas cosas juntas con las que estoy lidiando a la vez. Inconscientemente me pide que pare un tiempo, que descanse, que medite y que me concentre en una para el procesamiento y o crecimiento, de esa manera puedo dirigir mi energía hacia lo que verdaderamente necesito y algo totalmente positivo. Se disculpó de antemano por si me molestaba su mensaje pero creía que la iba a entender porque siempre me leía y consideraba que era un espíritu en elevación. Probablemente a muchos les puede parecer extraño, o algo confuso lo que me quiso decir, pero contrariamente yo lo entendí a la perfección, y le doy toda la razón. No me había puesto a pensar que tan conectados estamos con nuestro inconsciente, con nuestro propio ser y como a veces se esmera en mandarnos señales para que aprendamos, para que recapacitemos  y para que entendamos que nada es en vano. Decidí entonces que estas semanas mas alla de reflexión las utilizaría para escribir pues es la mejor manera que tengo para desenvolverme, hablar sin escrúpulos, expresar mis sentimientos y la forma particular que tengo en ver la vida. No lo hago por nadie mas que por mi, por que me ayuda a botar, porque hilando palabras sola descubro cosas que no había visto antes y por que no hay mejor sentimiento que la liberación a través de la expresión. En este momento, este espacio, este rincón de páginas blancas que lleno con palabras es lo que me colma verdaderamente. Opino que mi ser, mi mente, mi alma, me estaban pidiendo a gritos que no me deje ir, que me ate a ello con todas mis fuerzas y que lo haga porque es lo que me mantiene viva, en una pieza y cuando estoy mal me ayuda a dejar atrás ese dolor. Han pasado 4 días desde esta “inmovilización” mía  y aunque admito que a veces estoy al borde de perder los papeles,  mantengo la calma porque se que que es una manera de decirme que tengo que parar y centrarme en mi, en mi salud mental, espiritual y en sanarme no solo físicamente. Por eso voy a abrazar esta situación, no voy a sentirme mal conmigo misma y lo tomare como una gran forma de aprendizaje.

Advertisements

Siempre hacia adelante .

 

17991434_971015206366345_1326018799215926860_o.jpg
Atardecer Villa Sur, Lima, Peru

 

Como muchos, no soy una persona muy paciente, ni se manejar mis emociones muy bien. Suelo reaccionar fuerte y pierdo los papeles fácilmente. Se que como yo hay varios, se que a veces nos encerramos en pensamientos negativos y controlar la rabia, la ansiedad, y las ganas de llorar puede ser sumamente difícil. No soy perfecta ni nadie lo es. Pero creo firmemente que quedarse atado a un problema y quejarse sin buscar una solución no lleva a nada. Hace unas semanas me dijeron algo que es muy cierto e intento aplicarlo cada vez que estoy mal.

En la vida tenemos dos opciones ; al pasar por alguna situación complicada podemos elegir sufrir, patalear y quedarnos de brazos cruzados o mantenernos positivos y tirar para adelante, optar por calmarnos, por encontrar otra salida y ver todo desde otro punto de vista. Es simple, de nosotros depende si nos vamos a amargar o vamos a mantener nuestra tranquilidad y no dejar que nada ni nadie irrumpa con ella. Hoy elijo la segunda opción y creo que cada día debería ser así.

Destaparse .

 

17098693_10154220374266576_6802603686787294778_n
Soñando Despierta, Bali indonesia (Destapando la identidad del escritor)

Por mucho tiempo fui una persona bastante reservada, de apariencia feliz quizas, pero por dentro cargaba mucho peso y dolor. Sola arme mi muralla a prueba de todo y no dejaba que nada malo entrara, pero junto con ello nada bueno tampoco y me sentía sola y la tristeza era cada vez mas grande. Después de un tiempo de pasar por terapia empece a destapar todas esas cosas dentro de mi de las cuales nunca había hablado ni les había brindando su debido duelo. Llore, y por semanas llore. Pero ese llanto era un llanto de liberación, de por fin botar todo lo que tenia adentro, de sentir que podía empezar a andar de una manera mas ligera y de comenzar de nuevo. A veces me cuesta entender porque desde niña fui tan fría, pero creo que todo tiene que ver con la manera en la que crecí y por el hecho de que tuve que crecer de golpe. Era como una mujer dentro de un cuerpo de niña. No vi de cerca lo que era el amor, no recuero bien haber recibido mucho afecto y quizás eso me impedía dar, amar, dejar que alguien entre, destaparme por completo y mostrarme totalmente transparente. Entendí también que el amor propio es la base de todo, que sin el no es posible transmitírselo a alguien mas y que quererse a uno, cuidarse, darse un tiempo para pensar de vez en cuando es demasiado valioso. Yo me perdí, en mi propio camino me extravié, me deje ir, me olvide de mi, y llego un punto en mi vida en el que desconectada de todo ya ni me conocía. Sin embargo, opte por hacer algo con mi vida, opte por recuperar mi esencia por ser nuevamente yo, por volver tener esa luz que de niña me caracterizaba e irradiar de adentro hacia afuera.

Mucho tiempo también me sentí sola, abandonada, incomprendida, sin embargo aunque a veces me cueste entenderlo, nunca estamos solos, pues nosotros mismos somos el mejor compañero y hay que entender que la soledad no es una enemiga y aprender a convivir de vez en cuando con ella. Hay veces en las que me percibía como una joven extraña, diferente, y que era imposible que logre congeniar con alguien o encontrar con quien compartir mi mundo interior. Sin embargo, a pesar de que todos seamos diferentes, con el tiempo también aprendí que hay muchas personas que como yo, sentían lo mismo, que como yo, compartían muchas ideas similares y era cuestión de tiempo encontrarlos y conectarme con ellos. Opino que la vibra que uno emite atrae a las personas adecuadas o quizás las incorrectas; es por ello que yo elegí mostrarme tal y como soy, dejar las mascaras, dejar de aparentar, quererme, intentar cada vez ser la mejor versión de mi misma y fue así que descubrí gente maravillosa en mi vida. Abranse, no tengan miedo, cambien su rutina, cambien su circulo de amigos si es necesario, cambien su estilo de vida, encuentren personas que los entienda, los aprecie y busque siempre lo mejor de ustedes.

Actualmente, deporte, vida y pasión.

 

23549923_1095220373945827_8076742208801941832_o.jpg
Las brisas de villa, Session de tarde

Hace ya casi 6 meses que empece a practicar skate. Inicie con la tabla, pero llego el invierno y me desanime así que decidí probar algo similar. Decidida le pedí a mi papa que me comprara uno pero no quiso, por que decía que no iba a durar e iba a ser por gusto. Al final resulta que estaba equivocado, conseguí una tabla totalmente armada como regalo de un amigo y no paso mucho tiempo desde que empece a montar y mejorar cada día mas. Nunca fui muy afanosa a los deportes, no porque no me gustara hacerlos, sino porque al cabo de un tiempo me aburría de lo mismo. Pero esta vez fue diferente, con el skate descubrí las cosas increíbles que el cuerpo puede llegar a hacer si lo ejercitas, practicas, y le pones ganas y dedicación. Empece por lo básico aprendiendo a hacer ollies diminutos, andando por las calles, veredas y luego comencé a recorrer los skateparks. Es verdad que en algún momento me he sentido disminuida por la cantidad de veces que he ido a algún lugar y todos siendo hombres o mas experimentados podian hacer cosas que aun yo no me imagino haciendo.

Sin embargo, este deporte me ha demostrado que sin importar el genero todos somos capaces de hacer todo, que a pesar de ser mujer, chiquita de tamaño, y con apariencia débil, he aprendido a caerme, a soportar el dolor, a rasparme las rodillas , los codos, a sangrar, a tener moretones en todo el cuerpo, a lesionarme y a pesar de eso nadie me para, pues las ganas son mas grandes y el sentimiento de levantarse después de una caída, volver a subirse a la tabla y seguir montando hasta que algo nuevo salga no tiene precio. El proceso es lento, pero no ha habido ningun momento durante el que no haya sido feliz ni disfrutado hacer. Hoy por hoy, me cuesta creer todo lo que he logrado, lo que he mejorado, el amor que le he agarrado y lo feliz que soy haciéndolo. Yo cuando monto me siento capaz de todo, me siento fuerte, valiente, libre, invencible e imparable. Creo que en la vida tenemos que buscar cosas que constantemente nos hagan sentir así, nos hagan sentir verdaremente felices, nos apasionen y despierten en nosotros esas ganas de levantarnos cada día, agradecer que estamos vivos e ir a conquistar el mundo. En la vida nos vamos a caer tal como en el state, pero no nos quedamos postrados, no nos quedamos con la mirada al suelo, nos paramos y seguimos adelante por mas que duela, y lo superamos para poder seguir adelante. No hay dolor que no se pueda superar, ni meta que no se pueda lograr.

Ahora escribo esto sobre todo porque hace dos días lamentablemente me rompí el metatarso en el pie derecho. Una fractura de 6 semanas que implica reposo total de mi pie y me impide montar. El día que me dieron el diagnóstico me llene de histeria, las lagrimas no dejaban de deslizarse por mis mejillas y no podía imaginarme tanto tiempo inmovilizada. Estaba molesta, llena de impotencia y quería mandar todo el tablero al diablo. Sin embargo, luego de llegar a mi casa, tomar aire y pensar bien me di cuenta que no tenia ningun sentido ponerse a llorar por algo que ya paso y no tiene marcha atrás. Tengo que asumir lo que me paso y brindarle a mi pie el tiempo que necesite para que este completamente sano. No va a ser fácil, ni lo es, con todas mis fuerzas intento canalizar mi energía hacia algo positivo, intento llenar mis días de cosas que me hacen feliz, como escribir o leer (probablemente me verán posteando bastante durante este tiempo) y sobre todo no desesperarme.

Van dos noches y por momentos siento que ya no puedo mas, no duermo bien, me siento autosuficiente, las muletas al ser viejas, duelen excesivamente y la pierna izquierda de tanto apoyo ya empezó a molestarme. Pero trato de meditar y entender que no todo es malo, que puedo sacarle el jugo a esto y aprovechar en avanzar ciertos proyectos que he dejado de lado, en usar este tiempo para mi, en expresarme artísticamente a través de lo que mejor hago y mantenerme fuerte con la cabeza en alto y con la certeza de que el tiempo pasara rápido y pronto podré volver a andar y a hacer lo que mas me gusta. Espero poder ayudar a quienes como yo pasan por algo parecido, no necesariamente por una fractura en el pie, pero a quienes hoy sienten que se han levantado con el pie izquierdo, que todo anda mal, que todo les pesa, piensen que hay cosas peores, que son afortunados, que todo se acomoda en algún punto u otro y que hay que darle tiempo al tiempo, por que es la única manera de sanar ya sea fisicamente o espiritual.. y si hoy no lo logran entonces mañana, porque nunca es tarde para empezar.

Rosas Rojas.

IMG_6267
Oxapampa, Peru

 

Ansiada e indeseada visita que viene a traerme Rosas Rojas de repente.

Viene a pintar mis días de un rojo amargo, y aunque sus espinas, punsantes, atraviesen las capas de mi piel, es imposible no poder tolerar aquel dolor.

Ese dolor que hinca, que retuerce, que incomoda. Es a su vez un dolor que me hace sentir viva, que me llena de alegría y me recuerda cada día a la niña que alguna vez fuí y de pronto salió de su capullo para convertirse en una hermosa mujer.

Rosas Rojas, hierientes y  dulces que rozan mi vientre. Rosas Rojas, que me recuerdan que estoy viva, latiendo, respirando y me convierten en aquella mujer que creció y hoy soy. Rosas que brotan para hacerme entender la belleza de mi feminidad  y  el motivo por el cual estoy acá .

 

Tiempo.

 

IMG_6270
Oxapampa, Peru

Muchos hablamos del tiempo como algo totalmente crucial. Muchos creemos que es de suma importancia hacer todo cuanto antes, correr de aquí allá para lograr metas más rápido, para ganarle al de al lado o simplemente para que el tiempo nos pase. Y en cierto modo puede ser verdad que el tiempo, aunque no se pueda palpar tiene un peso bastante grande, pues de pronto se siente como si se nos fuera de las e las manos, que corre más rápido, y que la vida es demasiado corta. Pero la verdad es, que la vida dura lo que tiene que durar, que el mundo sigue su curso pase lo que pase, que no se detiene si algo nos sale mal. La vida acaba cuando tiene que acabar, nada está escrito, es por ello que debemos aprovechar cada segundo de ella y vivirla como se debe.

El tiempo no es una carrera contrarreloj, no es nuestro enemigo, no es una fecha de expiración. El tiempo es lo más valioso que tenemos y este se nos da para lograr todo lo que podamos, siempre y cuando no dejemos de lado nuestra moral, tranquilidad,  y felicidad. Todos los seres humanos somos diferentes, nadie es mejor o peor por ser exitoso antes o después, y el éxito no significa lo mismo para todos. Hay muchos que invierten su tiempo en crecer cuanto antes, en acabar su carrera cuanto antes, en trabajar lo más rápido posible y en generar para independizarse a como dé lugar; sin embargo (no todos) muchos se olvidan de lo que realmente es darse un tiempo para uno mismo, de lo que realmente es ser feliz, de encontrar una pasión por más de que demore y morir por ella (como dice Jodorowsky). El éxito es el mérito y la recompensa de nuestras acciones, de avanzar a paso seguro, de no correr, de lograr lo que uno más desea, de alcanzar la plenitud y la felicidad. No dejemos que el tiempo sea un rival, hagámoslo nuestro amigo, enseñémosle quien está al mando, respetémoslo y usémoslo de la mejor manera posible. Cada segundo cuenta, cada segundo que podemos verdaderamente ser felices. 

Mi Cielo Gris.

 

_MG_0374
Punta Hermosa.

 

Como el cielo, tornándose

Gris de repente, como las nubes

juntándose una encima de otra

hasta el punto de llenarse  tanto de agua

Y empiece una lluvia densa en donde

Las gotas caen sin parar.

 

Hoy mi cielo, el cielo de mis pensamientos,

Se encuentra gris y nublado. Son tantas las

ideas, y los sentimientos  que me estrujan el corazón,

Que de mis ojos salen gotas gruesas, gotas que no tienen

Intención de cesar y  se van deslizando sobre mis mejillas hasta

llegar a mi boca, siguiendo su recorrido hasta

desvanecerse por completo.

 

El dolor nuevamente cobra vida, el dolor nuevamente

Saca sus espinas y se me clavan una por una sintiéndolas

Cada vez mas adentro. La depresión que en ocasiones invadía

mi cuerpo, hoy ha vuelto a brotar con fuerza, y los ánimos

aplastados por una vil e intolerable tristeza, me tienen

derrotada, agotada, inmovilizada y paralizada.

 

Se que soy humana, se que como la marea, soy flujo constante de

cambios y que a veces se esta mal y a veces se

esta bien. Pero en ocasiones me gustaría tener el poder

De detener lo que siento, de no quebrarme fácilmente, de

Mantenerme firme y de no permitir que mi llanto nuble mi juicio,

mi razón, mi vista … y mis ojos sean reflejo de felicidad

mas no de cólera, de rabia o de impotencia.

La verdadera Belleza

 

_MG_8842
Villa Sur – km 112

Se han percatado de cuánta atención ponemos en el físico, en el cuerpo, en la imagen superficial de las personas y nos olvidamos que aquello es tan sólo la piel que rodea un saco de huesos mientras que lo que verdaderamente importa viene de adentro, de nuestras intenciones, nuestra bondad, nuestro carisma, nuestra mente, y que todo lo mencionado anteriormente en realidad lo que nos hace bellos.

Muchos vivimos trabajando en nuestra imagen exterior, muchos volvemos de ello una obsesión, muchos creemos que esa es la manera de conseguir el éxito, la felicidad, de atraer las miradas y de sentirnos bien. Sin embargo nos dejamos ir, nos olvidamos de lo que realmente tiene peso, dejamos de lado nuestra esencia, la cual nos hace personas, y trabajamos poco o nada  en en ello. En ser cada día mejores, en tener una mente brillante y sana, en crecer en amor, en aprender a caminar en otros zapatos, en tener más empatía , en estar bien con nosotros mismos y querernos tal y como somos para darnos el valor que realmente merecemos.

No somos sólo un cuerpo, venimos en distintos tamaños y colores, sin embargo todos compartimos algo en común; somos seres vivientes y pensantes, seres maravillosos, cada uno con su propia luz, distintos y especiales. Tenemos todas las herramientas para hacer de este un mundo mejor, para predicar el amor, para brindar paz a los demás, para ser realmente felices y contagiar a los demás. Es verdad que el físico puede atraer, qué hay personas que son armoniosas al mirarlas, pero no podemos depositar la belleza sólo en eso. No podemos vivir a través de una pantalla, observando la vida de otros, envidiando lo que tienen o como se ven, quejándonos de nosotros y quedarnos molestos y de brazos cruzados. Construyamos la vida que tanto anhelamos basada en nuestros principios, en lo que verdaderamente nos va a dar tranquilidad y hacer felices.

Veamos más allá de las personas, aprendamos a mirar de verdad, a mirar el interior. Entendamos que al final si queremos dejar una huella o hacer un cambio tenemos que empezar de adentro hacia afuera. Pues no hay nada más bello que un alma pura, que dar sin recibir nada cambio, que regalarle una sonrisa a alguien y estar dispuesto no solo a enseñarle a los demás si no a aprender, porque nadie es perfecto y de todos se puede aprender y así ser mejores cada día. Seamos luz, cambio, guías de nuestra propia vida y un ejemplo a seguir para los demás.

´Nuevo año`

_MG_8463
Caballeros, Lima, Peru

 

¿Que tal mis amigos escritores y lectores?. Antes que nada debo decir que no estoy compartiendo tantas entradas como quisiera por que he estado muy abrumada estas últimas semanas con el inicio del nuevo año y las fiestas. Digamos que he tenido un lapso de tiempo algo negativo pero hoy me levante con el pie derecho, dispuesta a retomar las riendas con otra actitud, centrarme en mí y dejar atrás las limitaciones y las cosas que me han estado desestructurando. Sin embargo no he dejado de escribir. Aún estoy teniendo aun problemas con mi laptop y por ende se me dificulta (como mencioné en otra entrada) publicar a menudo. Sin embargo, como varios saben no existen limitiaciones para escribir, y ahora que tengo la oportunidad de publicar es hora de dejarlas por aquí en el blog.

Primero que nada, espero que hayan recibido el año de maravilla, y puedan haber hecho un análisis de como fue su 2017 para hacer de este 2018 algo mucho mejor, con muchas ganas, muchos deseos por cumplir y sueños por alcanzar.

Por mi lado les dejo esto que escribí días antes de año nuevo:

No es extraño que en esta época del año suela reflexionar sobre estos 12 meses que han pasado velozmente y la poximidad de un nuevo año que esta a punto de empezar. Ha sido para mí un 2017 diferente, completamente distinto a los anteriores; creo que mayormente ha estado lleno de cambios sumamente importantes y cada vez estoy mas encaminada a ser esa persona que tanto anhelo. Ha sido un año de logros, de alegrías, de dificultades, de sube y bajas; pero puedo decir con certeza que he aprendido mucho y estoy cada vez más enfocada y decidida para lograr aquellas cosas que aun tengo por cumplir y para seguir creciendo como persona. Agradezco a quienes de cerca han visto este cambio, a quienes han estado conmigo en cada paso que he dado y a quienes han aparecido repentinamente en mi vida para darle vuelta por completo y quedarse. 

Como consejo les pido que piensen en este año que se acaba de acabar, que identifiquen que han hecho mal, que realicen aquellas metas que no pudieron alcanzar, que no se amarren a los errores del pasado y sigan hacia adelante con una perspectiva totalmente distinta. Desagansé de todo lo tóxico, saquenló de adentro hacia afuera y eliminen aquello que les reste en lugar de sumarles. De corazón les deseo lo mejor y mucha vibra y energía positiva de aquí en adelante

Voz y Palabra.

 

_MG_8326
Homa Terapia, Lima, peru

No hace mucho tiempo me volví aficionada a leer. En el colegio leía lo que me asignaban pero nunca buscaba un libro y lo leía por decisión propia. No era falta por de interés, simplemente no lo había intentado ni había descubierto el mundo maravilloso que uno descubre cuando a través de las hojas te sumerges en otra realidad y te llenas de un sin fin de emociones y lecciones enriqueciendo cada parte de tu ser. Poco a poco las letras y las palabras se convirtieron en algo sumamente importante para mi  y a raíz de ello empecé a escribir. Ahora por que cuento esto, pues en el momento que nos entregaron en la clase los libros de “Voz y Palabra” escrito por Manie rey, como un “préstamo” supe que no iba poder escribir en los márgenes como siempre lo hago y tuve que ingeniármelas a través de la tecnología para apuntar paralelamente cada cosa importante que encontraba mientras iba pasando las páginas. Usualmente mi elección de libros son aquellos que hablan de cosas reales, que dejan me dejan enseñanza, o que me hagan reflexionar sobre muchas situaciones en la vida o en mi misma como persona. No creí que este libro iba a ir mas allá de algo técnico o informativo pero debo decir que ni bien comencé con la lectura no pude detenerme hasta terminarlo.

Algunos meses atrás había escrito algo acerca de la comunicación, de la manera en la que muchas veces los mensajes que transmitimos o nos transmiten se tergiversan y no logramos que la otra persona llegue a entender lo que realmente queremos decir y viceversa. Siempre he considerado que las palabras tienen un peso sumamente importante, que es lo que en efecto  nos permite  comunicarnos y entablar relaciones con el prójimo. Yo siempre he sido la clase de persona que le resulta mucho mas fácil expresarse a través de la escritura y no oralmente y es por eso que después de leer el libro entendí la necesidad de poder hacerlo de las dos maneras.

Ahora dicho esto quiero dejar en claro  los puntos que mas me hicieron reflexionar al leer este libro y el por que considero que realmente merece la pena leer, por que mas allá de que resulte fácil hacerlo  por la claridad con la que se desenvuelve, el contenido es realmente interesante y valioso. Tengo que decir que me parece increíble como la autora, a través de su trabajo como locutora pueda haber escrito este libro que en cierto modo se relaciona a lo que ella hace pero va mucho mas allá de eso, habla de su experiencia, de lo que ella ha aprendido  a raíz de la locución y el porque le tiene tanto respeto.

Si nos ponemos a pensar, la voz es el instrumento y la expresión de nuestra alma, es el reflejo de nuestros sentimientos y por ello es de suma importancia cuidarla, aprende a manejarla y sacar lo mejor de ella. La comunicación efectiva en otras palabras es aquella que nos da la posibilidad de dar y recibir, es aquella que nos permite comunicar un mensaje que realmente tenga peso y que este sin mayor dificultad sea entendido por el receptor perfección . Es de suma importancia lograr que haya una retroalimentación al momento de comunicarnos, que podamos beneficiarnos los unos a los otros y es indispensable para convivir pacíficamente. Por ello no solo basta con hablar, pues para poder lograr esa retroalimentación, es importante tener una mente clara y centrada, que nos permita estar enfocados en el presente, reconciliarnos con nuestro pasado y vivir sin temor al futuro. Otro punto que realmente capto mi atención fue la comparación entre hombres y mujeres al momento de hablar, y sucede que en la comunicación  existe una gran diferencia por naturaleza. Se que muchos se sintieron identificados al leer ese párrafo (o por lo menos yo) en el que decía que las mujeres al momento de hablar somos mucho mas emotivas, complicadas y profundas, pues solemos contar nuestros problemas sin ninguna dificultad y hablar de situaciones que nos tienen mal, nos angustian y desatan una gran variedad de sentimientos. Los hombres por otro lado son mas directos y enérgicos, y mientras ellos van directo al grano, nosotras podemos darle mas de una vuelta al tema hasta llegar a lo que realmente queremos decir.  Pero mas allá de eso, así seamos hombres y mujeres muchas veces no le damos la importancia suficiente  a la forma en la que nos comunicamos, es decir a pensar antes de hablar, en utilizar un lenguaje corporal fácil de identificar, en practicar la empatía y en modular nuestro tono de voz. Estos factores si no son utilizados pueden ocasionar malentendidos, o ofender (quizás sin querer) al prójimo. No es necesario gritar para ser escuchado, lo que hace falta es vitalidad, es trabajar en nuestro lenguaje y hacerlo convincente. Todos debemos ser capaces de que nos presten atención, nos entiendan y nos crean.

Yo soy la clase de persona que prefiere escribir lo que siente, pues es mucho mas fácil para mi expresarme de esa manera, tengo tiempo para pensar, para poner en orden mis ideas y lograr comunicar exactamente lo que quiero decir; sin embargo, después de leer el libro me di cuenta que muchas veces, al decir las cosas escritas y no oralmente, sucede muchas veces que esas palabras se pueden malinterpretar, pues la persona que las lee no puede saber con certeza con que tono o intención fueron elaboradas y en realidad al final solo yo se lo que quiero decir. Es de suma importancia tener cuidado con las palabras que se escogen al momento de redactar algo y que sea lo mas conciso posible para evitar malentendidos, así como también es  importante aprender a modular nuestra voz al momento de hablar e intentar transmitir exactamente lo que sentimos.

Esta claro que la comunicación hoy en día se ha visto limitada por la tecnología y los aparatos electrónicos, y cada vez utilizamos menos el lenguaje oral, dejamos de lado la comunicación real y nos volvemos esclavos de comunicar todo a través de una pantalla. Los niños deberían de crecer de una manera distinta, los padres deberían inculcarles desde chicos la comunicación oral y el uso correcto del lenguaje pues sino mas adelante la dificultad para hacerlo puede tornarse abismal. No dejemos que la tecnología se apodere de nosotros, trabajemos en escuchar y ser escuchados, en mantener contactos y relaciones de verdad.

En conclusión, nuestra manera de hablar y comunicarnos nos define, proyecta lo que somos. Es la forma de salir de la soledad y el aislamiento, a través de la expresión. No podemos dejar de lado la practica de nuestra comunicación, pues es lo que nos permite enriquecer conversaciones,  comunicar ideas, relacionarnos con los demás. Es de gran importancia tener un lenguaje verbal amplio, aprender a manejar nuestra voz, a acompañarla con nuestro cuerpo y las palabras adecuadas. No usemos las palabras para dañar al prójimo, utilicémosla sabiamente, siempre con cuidado de no herir a los demás, pues todos tienen un mundo y un autoestima diferente y debemos aprender a identificarlo para comunicarnos de una manera adecuada. Hablemos como en ciertas ocasiones nos gustaría que nos hablen a nosotros y no hagamos lo que no deseamos que nos hagan. Aprendamos a diferenciar contextos, a modular nuestra forma de hablar según donde estemos o a quien le hablemos, entendamos que el respeto guarda respeto y para cada situación existe una comunicación particular. Tengamos en cuenta siempre de pensar antes de actuar, de no decir las cosas por decir, de no gritar y agredir a los demás ya que no conducen a nada; lo único que logran  es la imposibilidad de escucharnos los unos a los otros, de levantar mas la voz, de llenarnos de odio, nublarnos el juicio y distanciarnos de las personas. Y por último, aprendamos a respirar, a relajarnos, a controlar nuestra energía y a guardar nuestro aire para no cansarnos al momento de hablar y cuidemos de la única voz que tenemos.